promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

09

Mar

2009

El responsable del Proyecto Casa de los Poetas abandona su puesto PDF Imprimir E-mail
He aguantado más de lo que hubiera querido, pero he visto que no se llegaba a ningún sitio. Así que he dimitido, si es que se puede decir así", explica Francisco José Cruz, director oficioso del proyecto Casa de los Poetas, que le fuera encargado en agosto de 2004 por el anterior delegado de Cultura, Juan Carlos Marset.

Cruz realizaba estas declaraciones a Diario de Sevilla tras conocer el anuncio de la actual delegada, Maribel Montaño, hecho público ayer mediante un comunicado, de que la Casa de los Poetas no se ubicará finalmente en el parcialmente reformado Convento de Santa Clara, eventualidad que la propia delegada había defendido hasta hace escasas fechas.

Según dicho comunicado, el convento acogerá una biblioteca pública, un espacio expositivo, otro de actuaciones al aire libre y la sede de la red de bibliotecas municipales, actividades, dice ahora Montaño, "incompatibles" con la Casa de los Poetas, "que requiere de un carácter intimista, privado, adecuado para la reflexión". Por ello, la delegada asegura que buscará una nueva ubicación al proyectado punto de encuentro de poetas del ámbito hispanoamericano.

"Educadamente, y agradeciéndole la atención prestada, ayer [por el pasado martes] le dije que me marchaba", explica Cruz en referencia a la última reunión mantenida con Maribel Montaño, en la que el director del proyecto, que nunca fue nombrado oficialmente como tal, planteó la exigencia de "una serie de condiciones de trabajo básicas para continuar el desarrollo de la estructura logística y administrativa". Dichas condiciones, entre las que figuraba la configuración de un equipo de trabajo mínimo -"de dos o tres personas, incluso de dentro del ICAS", comenta Cruz-, no fueron aceptadas. "No sé realmente cuál es la intención, si continuar por su cuenta, con otra filosofía, o abandonarlo -afirma el impulsor de la Casa-. Lo cierto es que yo ya estoy desvinculado del proyecto que se me encargó".

Aun asegurando que en sus palabras no hay "ánimo de crítica", Cruz no oculta el hartazgo acumulado durante estos últimos años. "Puedo decir -y de hecho dice- que desde que Marset se marchó, la Casa de los Poetas no ha dado ni un sólo paso. He mantenido tres o cuatro reuniones con la delegada, algunas de mera cortesía, en las que no se ha llegado a ninguna conclusión. No dudo de ella ni de su equipo, pero creo que en ningún momento han llegado a entender el alcance estético y espiritual del proyecto. Y si lo han hecho, es que no han querido hacerse cargo de él tal como lo pensé desde el principio".

La gota que parece haber colmado el vaso de su paciencia es, no obstante, el empeño de Cultura de que la Casa de los Poetas compartiera dependencias con la administración municipal. "Se me han propuesto alternativas ambiguas y descafeinadas -explica-, como compartir el espacio con el Área de Bienestar Social. Me negué en redondo. En la última reunión me propusieron compartirlo con la red municipal de bibliotecas. Y volví a decir que no, porque es un espacio insuficiente. Hablamos de 3.076 metros cuadrados, de los que son hábiles 1.700".

Respecto al mantenimiento oficial hasta hace bien poco del Convento de Santa Clara como sede de la Casa, Cruz concluye que "no interesaba decir que el proyecto no existe, que se ha caído porque no había posibilidades de desarrollarlo y lo que se pretende ahora es cubrir el expediente con una serie de actividades deslavazadas".

"En estos años se han desmoronado los pocos cimientos que se pusieron antes de que llegara la delegada; después no se ha puesto ni un ladrillo", añade.
 
Informacion