promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

15

Abr

2009

Isla Mágica facturó en 2008 casi 19 millones de euros y perdió 2,6 millones PDF Imprimir E-mail
El Consejo de Administración de Parque Isla mágica (Pimsa) aprobó ayer las cuentas de 2008, año en que facturó 18,6 millones de euros, tuvo un beneficio operativo de 400.000 euros y un resultado neto negativo de 2,6 millones de euros, un millón menos que el año anterior, según fuentes consultadas por ABC.
En esos momentos, el parque adeuda 14 millones de euros, de los que 5 millones corresponden a una sentencia del Tribunal Supremo por incumplir las condiciones para recibir una subvención; 3 millones a un préstamo de Cajasol para superar una dificultad de tesorería; y otros 6 millones de euros los adeuda a Cajasol, que ha entregado a la Junta un solar y dinero en efectivo para saldar una deuda que mantenía el parque en concepto de cánones de explotación e IBIs impagados. Así pues, 9 de los 14 millones de euros que adeuda el parque tienen como acreedor a Cajasol, el principal accionista de Isla Mágica al contar con el 70% del capital social.
Pimsa firmó ayer con la Junta los contratos por los que podrá seguir explotando el parque durante otros 50 años, lo que le permitirá mejorar sus resultados económicos, ya que dispondrá de un mayor período para las amortizaciones de su inmovilizado. Este contrato le obliga además a mantener su actual plantilla, que ronda los 300 empleados.
Además, el nuevo contrato de explotación le permitirá desarrollar 58.000 metros cuadrados de usos terciarios (hotel, oficinas y comercios) en el parque y la parcela que hoy destina a parking de abonados. Para disponer de esa edificabilidad iniciará los trámites para desarrollar el plan parcial, de modo que en dos años podrían comenzar las obras de este área de ocio.
El presidente del parque, José Luis Galán, admitió que la coyuntura económica actual influirá en el desarrollo de los usos previstos, si bien añadió que no afectará demasiado porque la primera edificación está prevista para dentro de cinco años y la segunda para diez años.
Aunque la situación económica ahora no es la propicia, Isla Mágica mantiene abierta sus vías de negociación con empresas interesadas en la compra de sus acciones y el desarrollo del proyecto de ocio. Hasta ahora han mantenido su interés Martín Casillas e Inverco, quienes hace un año aseguraban tener un fondo de inversiones inglés y un banco español para financiar su proyecto de 250 millones de euros.
Galán indicó que las empresas Parque Reunidos y Martín Casillas siguen interesadas en desarrollar esas parcelas, aunque —admitió— «quizás no es el momento de embarcarse ahora».
 
Informacion