promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

03

Abr

2017

EL CENTRO DE ESTIMULACIÓN PRECOZ DEL BUEN FIN DA UN SALTO DE CALIDAD PDF Imprimir E-mail

CORREO DE ANDALUCÍA / 2/3/2017

JOSÉ GÓMEZ PALAS

«Ha costado trabajito –bromeaba el hermano mayor, José Luis Foronda– pero gracias a Dios ya ha llegado el día». Con la asistencia del consejero de Salud, Aquilino Alonso, y del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, este miércoles se ha colocado la primera piedra de las obras de adaptación del nuevo Centro de Estimulación Precoz Cristo del Buen Fin, que a partir de septiembre, y tras una inversión cercana a los 400.000 euros, abrirá sus puertas en el que fue convento de San Antonio de Padua. Distribuido en cuatro plantas (baja y tres más), el nuevo centro dispondrá de un espacio cuatro veces mayor al actual –pasará de 140 a 500 metros cuadrados–, lo que permitirá aumentar el número de sesiones de tratamiento a los más de 300 niños atendidos actualmente en sus instalaciones.

Durante el acto de colocación de la primera piedra –al que asistieron el ex alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, el director territorial de Caixabank en Andalucía Occidental, Rafael Herrador, así como el responsable de Acción Social de la Fundación Cajasol, Luis Miguel Pons–, el director del centro, Javier Vega de la Peña, reconoció que tenían una «necesidad acuciante» de disponer de unas nuevas dependencias, toda vez que las actuales se habían «quedado pequeñas y no reúnen las condiciones hoy día necesarias para ser un centro puntero en el campo de la atención temprana». Cuando al inicio del nuevo curso abra sus puertas, el nuevo centro contará con el doble de salas de tratamiento de las que dispone actualmente, una sala de formación que permitirá organizar cursos de perfeccionamiento a los terapeutas y reuniones para orientación a los padres, así como una completa red informática de última generación. El hermano mayor del Buen Fin recordó, por su parte, que este traslado es posible gracias al acuerdo de cesión, firmado el 4 de octubre de 2013, por el que la Orden Franciscana cedía a la hermandad las antiguas estancias monacales del convento para acoger el nuevo centro.

El consejero de Salud reconoció el trabajo de la hermandad durante los más de 35 años de funcionamiento del centro y avanzó que, tras esta adaptación, se convertirá «en el segundo centro de atención temprana que más niños atenderá a nivel de toda Andalucía», erigiéndose en «un centro referente para el conjunto de la provincia y de la comunidad».

El alcalde Juan Espadas señaló que Sevilla tiene «la enorme suerte» de contar con instituciones como las hermandades y cofradías, «que son corazón y motor de lo mejor de nosotros mismos a la hora de desarrollar algo bueno por el prójimo». ~

 
Informacion