promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

03

Abr

2017

EL ARZOBISPO RECURRIRA A UN CRÉDITO PARA SANTA CATALINA PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 25/2/2017

D.J.G.

El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, está dispuesto a solicitar un crédito para concluir la restauración de Santa Catalina. La Gerencia de Urbanismo, como se ha sabido esta semana, ha concedido la licencia de obras para la segunda fase de estos trabajos que, en principio, durarán un año. Todavía no se conoce la fecha de inicio de éstos, ya que el permiso oficial aún no ha sido recepcionado por el Arzobispado.


Una vez que se obtenga la licencia oportuna, queda resolver la financiación. En un principio estas obras se presupuestaron en 1,8 millones de euros, según detalló ayer el prelado hispalense. La empresa adjudicataria de la segunda fase rebajó dicho montante a 1,4 millones. El Arzobispado, titular del templo mudéjar, cuenta con la mitad de este dinero. Monseñor Asenjo recordó que hay compromisos "firmados" por parte de las administraciones para colaborar hasta completar la partida necesaria. Sin embargo, a día de hoy, poco se sabe de dicha ayuda.

El económo diocesano, Alberto Benito, precisó que estos trabajos tienen una duración prevista de un año. Aún no se conoce la fecha exacta del inicio, a la espera de recibir el permiso. El prelado hispalense indicó que "para no interferir en la religiosidad popular" se esperará, con toda seguridad, a después de Semana Santa. Lo que no está dispuesta la autoridad eclesiástica es que, una vez comenzada la segunda fase de la restauración, ésta se vea interrumpida. "Si las ayudas prometidas no llegan, autorizaremos que se solicite un crédito para que la obra no se pare", aseveró Asenjo.

Esta fórmula, como adelantó Diario de Sevilla, ya cuenta con el visto bueno del arzobispo para el templo de los Terceros, buena parte de cuya superficie se encuentra cerrada al culto desde hace un año por riesgo de desprendimiento de la cúpula. A través de la concesión del crédito se evita lo que ha ocurrido en Santa Catalina, clausurada desde 2004 y para la que aún no se conoce fecha exacta de reapertura.

Asenjo hizo estas declaraciones tras insistir en la necesidad de que aumenten las aportaciones al Fondo Común Diocesano que sirve, entre otras cuestiones, para conservar y restaurar el vasto patrimonio que posee la Iglesia sevillana y para construir nuevos templos, como la parroquia dedicada a Juan Pablo II en el barrio nazareno de Montequinto, cuyo responsable será el delegado diocesano de Medios de Comunicación, Adrián Ríos.

 
Informacion