promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

04

Abr

2017

CONCESIONES EN EL PROYECTO PARA QUE ADEPA ABANDONE EL LITIGIO PDF Imprimir E-mail

VIVA SEVILLA / 14/2/2017

MARÍA ROMÁN

La Junta de Andalucía, propietaria de las Reales Atarazanas, se ha mostrado dispuesta a realizar una serie de modificaciones sustanciales en el proyecto de restauración del monumento ideado por el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra a cambio de que Adepa retire el recurso interpuesto ante los juzgados contra la licencia de obras concedida por el Ayuntamiento precisamente para acometer dicha rehabilitación y adaptación de los antiguos astilleros medievales como nuevo centro cultural.

Con el objetivo de acabar con el litigio que Adepa inició en los tribunales en mayo del año pasado y que podría demorar hasta en dos años el inicio de las obras en las Atarazanas mientras  no se llegue a una sentencia firme, la Consejería de Cultura mantuvo a finales de diciembre una reunión con representantes de la entidad conservacionista en la que se plantearon, a modo de concesiones, tres cambios en el proyecto de restauración ideado por Vázquez Consuegra y para el que la Fundación La Caixa, como entidad concesionaria de la gestión del futuro nuevo centro cultural, ha comprometido 15 millones de euros.

Adiós a los micropilotes

La primera de esas tres “concesiones” que Cultura puso encima de la mesa a Adepa, y la más importante, fue la de cambiar el sistema de cimentación de los micropilotes contemplado en el actual proyecto para evitar así las perforaciones denunciadas por Adepa. La entidad, en su recurso ante los juzgados, señaló la “irreversibilidad” de las obras ya en su primera fase de cimentación al contemplarse la introducción de micropilotes de hormigón “que no salvaguardan el patrimonio arqueológico del monumento”. En este sentido, el juez, en una pieza separada del proceso judicial, ordenó la suspensión cautelar de las obras, auto que ya ha sido recurrido tanto por el Ayuntamiento como por la propia Junta.

El segundo de los puntos planteado por la Junta a Adepa fue el de eliminar del proyecto la cafetería de la planta superior para no sobrecargar de peso la zona y así no tener que utilizar los mencionados micropilotes. De llegar a un acuerdo, la Junta accedería a prescindir de la zona de restauración, pero no de la terraza mirador con suelo de madera que hay proyectada.

Por último, también se eliminaría del proyecto de Vázquez Consuegra el acceso principal al nuevo centro cultural de Atarazanas por la calle Dos de Mayo tal y como pide Adepa y situar la entrada por la parte oeste del monumento. En su lugar, en la zona de Dos de Mayo se habilitarían grandes ventanales hasta el suelo y se trasladaría la entrada del complejo cultural a la calle Temprado.

Durante la reunión en diciembre del año pasado, Adepa y Junta se mostraron conformes con estos tres puntos, que ahora estudia el arquitecto para ver la forma de incorporarlos al proyecto “sin perder la esencia” para el que fue concebido.

Las otras condiciones

Sin embargo, lejos de llegar a un acuerdo, la entidad conservacionista planteó a la Junta otra serie de “requerimientos y modificaciones” en el proyecto, como excavar dos de las naves del monumento, colocar un barco de la época medieval en los astilleros, respetar la cubierta del salón de actos actual (en esto sí se mostró de acuerdo la Junta, pero no en que se mantenga su ubicación original) y otra serie de cambios en la fachada de Atarazanas, que la Junta no está dispuesta a aceptar.

El siguiente paso de la negociación se dará en una próxima reunión en la que la Junta planteará a Adepa sobre papel y de manera definitiva las tres concesiones sobre las que sí se llegó a un consenso.  El objetivo es llegar a un acuerdo y comenzar cuanto antes las obras en las Atarazanas. Si Adepa acepta estos tres puntos y retira el recurso contra la licencia, Cultura modificará el actual proyecto. 

La Junta, “de ninguna manera” cederá sobre las demás pretensiones ya que “eso supondría cambiar el proyecto por completo". 

 
Informacion