promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

15

Abr

2009

El dueño del Pabellon de Hungria recurre a su proteccion ante la Junta PDF Imprimir E-mail

El dueño del pabellón de Hungría recurre su protección ante la Junta

ABC | Lunes, 23 de Marzo de 2009, 19:16:19

 

La sociedad Atymsa,propietaria del pabellón de la Santa Sede, ha recurrido ante la Consejería de Cultura la decisión de inscribir ese inmueble de la Expo 92 en el Catálogo de Patrimonio Histórico. En caso de que la Junta rechace su recurso, Atymsa está dispuesta acudir hasta el Tribunal Superior de Justicia por entender que la Junta no ha argumentando de forma razonable la protección de ese inmueble.

 

La orden para su protección fue aprobada por la Consejería del Cultura el 10 de diciembre de 2008 y publicada en el Boja el pasado 7 de enero. El Pabellón de Hungría, uno de los más característicos de la Expo 92, obra del arquitecto Imre Makovecz,fue construido en madera y revestido de pizarra como una iglesia rural húngara, con campanas que tocan cada hora. Tiene un roble de las riberas del Danubio cuyas raíces pueden verse a través de un suelo de cristal.

Juan Ramírez, directivo del grupo Zent, que engloba las empresas de Luis Portillo, entre ellas Atymsa, confirmó a ABC que han presentado un recurso de reposición contra la decisión de la Consejería de Cultura de la Junta de inscribir en el Catálogo General dle Patrimonio Histórico Andaluz seis pabellones de la Exposición Universal de Sevilla, entre ellos los de Hungría, España, Andalucía, Francia, Finlandia y el de la Navegación.

Según Ramírez, la Junta de Andalucía ha decidido proteger el pabellón de Hungría sin estudiar las consecuencias y cuando estaba muy avanzado el convenio que tenía con el Ayuntamiento de Sevilla para trasladar el edificio a un parque de la ciudad. En un principio se barajó su traslado al Alamillo, aunque éste está gestionado por la Junta; un parque junto a la estación de Santa Justa; o el Parque de los Príncipes, en los Remedios.

«La Junta no permite que traslademos el pabellón a un parque porque dice que tenemos que mantenerlo en su entorno original de la Expo 92 para preservar su espíritu. Entonces ¿por qué permitió la Junta el derribo del pabellón de la Santa Sede, que está al lado? ¿por qué autorizó Isla Mágica en terrenos de la Expo?

«Por sus características arquitectónicas, ese pabellón de madera no puede tener otra utilidad que no sea expositiva. Por otra parte, se trata de un edificio que fue levantado para seis meses. Los años y las diferencias de temperatura provocan movimientos en su parte superior, por lo que cada año tiene goteras, a pesar de que gastamos mucho dinero en repararlo y mantenerlo. Nuestra idea era desmontarlo y trasladarlo a un parque, conservándolo lo más parecido posible al pabellón con el fin de introducir mejoras para evitar futuras goteras», asegura el propietario del edificio del pabellón de Hungría

«Ahora resulta difícil o casi imposible esa función expositiva porque está ubicado en un parque tecnológico saturado, cerrado los fines de semana y con dificultades de aparcamiento y tránsito de autobuses de lunes a viernes», declaró a ABC Ramírez. Por otra parte, este directivo del grupo Zent recuerda que en la revisión del PGOU de Sevilla, aprobado en 2006, no figura protección alguna sobre ese pabellón, por lo que la empresa tenía previsto destinar la parcela a oficinas con actividad tecnológica y traslar el edificio a un parque para que continuara siendo museo con el fin de desarrollar una labor educativa, aunque no fuera rentable.

 
Informacion