promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

15

Abr

2009

Dos menores reconocen la agresión brutal al joven de la Plaza de España PDF Imprimir E-mail
Sólo dos de los seis menores implicados en la brutal paliza que recibió un joven en la Plaza de España el 12 de octubre de 2007 reconocieron ayer sin ambages su participación en los hechos, mientras que los otros cuatro acusados ofrecieron versiones muy contradictorias.

En el juicio, que comenzó a puerta cerrada en el juzgado de Menores número 2 de Sevilla, los dos principales imputados, que están acusados de propinar sendos botellazos a la víctima, admitieron los cargos y se mostraron "muy arrepentidos" por su acción y los perjuicios causados tanto a la víctima como a sus familiares. Uno de los principales sospechosos dijo que lanzó al aire un botellazo, que fue el que alcanzó en la cabeza a la víctima.

Los dos procesados negaron que actuaran en pandilla y sostuvieron ante la juez de Menores que cuando agredieron a la víctima lo hicieron en respuesta a una supuesta agresión previa por parte de este joven, que tenía 18 años cuando ocurrieron los hechos.

La víctima, por su parte, reconoció a los seis menores que se sientan en el banquillo de los acusados como los jóvenes que le propinaron las patadas, puñetazos y botellazos por los que sufrió un traumatismo craneoencefálico, cuatro heridas incisas en cuero cabelludo y otra herida incisa en el brazo que le afectó al músculo y al nervio.

El joven que recibió la brutal paliza explicó que identificó inicialmente a sus agresores a través de las fotos que estos menores tenían colgadas en la red social Tuenti. La víctima ha tenido que abandonar la práctica de la natación debido a la parálisis que sufre en el brazo como consecuencia de las lesiones y secuelas que sufrió.

La Fiscalía reclama una condena de cuatro años de internamiento en centro cerrado para uno de los agresores, otros dos años para el autor del otro botellazo, y distintas penas inferiores para los otros cuatro menores.

Cuatro de los seis jóvenes que ahora están siendo juzgados estuvieron internados en centros de menores, mientras que respecto a los otros dos se acordó una medida de libertad vigilada.

Este caso provocó una gran alarma social porque en el mismo periodo se produjeron varias agresiones en las que participaron grupos de jóvenes. Poco antes de la agresión de la Plaza de España, en concreto el 29 de septiembre, tuvo lugar una pelea en la calle Balbino Marrón, junto al edificio Viapol. La pelea, en la que participaron cinco menores y un adulto, se inició por una discusión banal de tráfico entre la víctima, que conducía un coche, y los otros jóvenes, que circulaban en ciclomotores y a los que supuestamente el automóvil interrumpió la macha. La víctima también recibió dos botellazos y fue perseguida durante varios metros por la pandilla de jóvenes, que le dieron alcance y volvieron a golpearla.

Unos días antes, el 18 de septiembre, se había producido otro altercado en las inmediaciones del bar Chile, donde un joven sufrió una rotura de los huesos propios de la nariz.
 
Informacion