promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

08

May

2017

LA FUGA DE OTRO CLÁSICO DE LAS LIBRERÍAS PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 5/4/2017

C.DÍAZ

Una pared de ladrillos y otra de cemento. Todo sellado. Esto es lo que queda en los bajos del número 7 de la calle San Fernando. Ni huella de la librería El Giraldillo, un clásico entre los universitarios del Rectorado, sobre todo, situado enfrente.

La librería ha cambiado de sede y se ha mudado a Bormujos, una nueva fuga de este tipo de establecimientos, que abandona la céntrica calle San Fernando tras más de 30 años. Desde la empresa le quitan importancia a la mudanza y aseguran que, salvo el domicilio, no se ha producido ningún otro cambio. "No es un cierre. Sólo nos hemos mudado. Seguimos los mismos, no ha habido bajas en la plantilla", indicó ayer un representante de la librería sin querer dar más explicaciones.

EL GIRALDILLO CONTABA DESDE 1985 CON UN EDIFICIO DE DOS PLANTAS FRENTE AL RECTORADO
Esta librería universitaria, como indicaba el rótulo de la entrada, se inauguró en 1985. En el edificio de dos plantas había más de 80.000 volúmenes organizados por materias y por autor, de todos los temas de humanidades. Y, desde octubre hasta mayo, el establecimiento se convertía en uno de los mayores centros de distribución de la ciudad de textos de la Universidad de Sevilla, dada su cercanía a la sede de la institución académica. Ahora, unos 13 kilómetros y 20 minutos en coche separan la Hispalense de la nueva ubicación de la librería, en la calle Pablo Coso Calero, en Bormujos.

El año arrancó en Sevilla con el cierre o el traslado de casi una decena de librerías. El 8 de enero, cerró por liquidación Maymen, en la calle Recaredo, muy cerca de la Puerta Osario. Pocos días después, por jubilación, Eduardo Baraja y Luis Salas le daban el cerrojazo a la librería Céfiro, poniendo fin a una etapa de difusión cultural que iniciaron el 28 de enero de 1985. Cerraron también sus puertas Vértice, otro clásico de la calle San Fernando, Novalis en Triana, y Anatma en el Pasaje de los Azahares, una isla de libros para náufragos especializados en obras de esoterismo y autoayuda.

Durante 2016, y de forma escalonada, la cadena de librerías Beta fue clausurando sus tiendas en Sevilla. Primero fueron las de las calles San Pablo y Sierpes, y más tarde le tocó el turno a los establecimientos que la empresa tenía en el centro comercial Viapol Center y en la calle Hernando del Pulgar, junto a Luis Montoto.

MAYMEN, CÉFIRO, VÉRTICE, NOVALIS Y LA CADENA BETA HAN ECHADO EL CERROJO
A estos cerrojazos se han sumado destacados traslados, como el de La Extravagante, que finalizó en enero su etapa en la Alameda de Hércules, que se está convirtiendo en un foco de atención para franquicias hosteleras. Sus propietarios anunciaron la apertura de un nuevo negocio en José Gestoso, hecho que aún no se ha producido.

La subida del precio del alquiler obligó también a mudarse a Un Gato en Bicicleta, un proyecto de Jesús Barrera que vio la luz en 2011 en la calle Regina y que ahora ha trasladado sus libros especializados, recitales, conciertos y exposiciones a Pérez Galdós.

La subida de los precios del alquiler de los locales debido a la alta demanda y la escasa oferta y el vertiginoso desarrollo de internet y de las nuevas tecnologías en general, entre otros aspectos, están llevando a las clásicas librerías a uno de sus peores momentos.

 
Informacion