promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

08

May

2017

JOSÉ GESTOSO: Y SEVILLA... PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 6/4/2017

JOSÉ RODRÍGUEZ DE LA BORBOLLA 

Se han iniciado los actos conmemorativos del centenario del fallecimiento de don José Gestoso y Pérez, sevillano ilustre y representativo de las generaciones de sevillanos medios e ilustrados que configuraron la Sevilla que, tras una larguísima etapa de decadencia, nos llegó a las generaciones actuales, con ganas de volver a ocupar su sitio en el mundo.

Durante el siglo XVIII y buena parte del XIX, Sevilla experimentó un continuado proceso de decadencia, tanto en lo económico como en lo social y cultural. En los años 80 del siglo XIX se inició "en una reducida élite intelectual una pujante actividad que convertiría a Sevilla en uno de los principales focos de la nación", según nos enseña Cuenca Toribio. A ese núcleo perteneció José Gestoso, que lo fecundó con su dedicación y con sus saberes. Y de ese núcleo surgieron las bases de la identidad moderna de Sevilla.

Nuria Casquete de Prado, la autora de José Gestoso y Sevilla. Biografía de una pasión, traza, en torno a la figura de José Gestoso, un cuadro completo de la Sevilla de la época. De una Sevilla ilustrada y profesional que, gracias a la dedicación y el compromiso de unos cuantos grupos de entre sus hijos, supo rescatar y preservar los restos y legados de una historia de grandeza, los puso en valor, y generó el disfrute y aprecio de las generaciones sucesivas.Según se concluye del manejo de este buen trabajo de investigación histórica, José Gestoso fue un devoto de Sevilla y un pionero en la preservación y puesta en valor del patrimonio cultural, material e inmaterial, de nuestra capital.

Desde este rincón del sur, fue capaz de situarse y de situar a Sevilla en el centro de una amplia red de intercambio de ideas, de generación de conocimientos y de admiraciones por lo nuestro. Con humildad, sí, pero con el orgullo de ser de aquí, sabiendo lo que era, y pregonando con el trabajo bien hecho. Parece que alguna vez le preguntaron a Rafael el Gallo: "Maestro, para usted ¿qué es una obra maestra?". A lo que el torero respondió: "Una obra maestra es lo que está bien rematao". Pues bien, la vida de José Gestoso, creo, es una obra maestra de amor por Sevilla.

Trascendamos de don José Gestoso y tomémoslo como muestra. Él amaba Sevilla, pero, como dice Nuria Casquete de Prado, "su sevillanismo es real, completo. Sevilla no es sólo una lista de célebres figuras, porque la Sevilla que admiramos ha sido construida por todos". Desde el XIX para acá, especialmente, por artesanos del metal, del papel, de la madera, los tejidos, el ladrillo o la cerámica; por artistas del pincel, la pluma o la gubia; por profesores de Básica, de Instituto y de Universidad; por profesionales del Derecho, de la Medicina, de la Ciencia, de la Ingeniería o de la Arquitectura; por comerciantes, tenderos, taberneros y maestros de oficios varios; por periodistas y otros formadores de opinión; y, también, por políticos más o menos capaces, pero decentes en su inmensísima mayoría.

La Sevilla actual, la imagen de la Sevilla actual, en mi opinión, es producto del gusto por el trabajo bien rematao y de la acción tolerante en la diversidad, del compromiso con la ciudad y del patriotismo sevillano -¿por qué no llamarlo así?- de los representantes normales de las muy diversas capas medias urbanas de la ciudad. Ellos, y ellos más que nadie, han sido los constructores de Sevilla. En mi opinión.

Quizás fuera positivo que algunos historiadores se centraran en estudiar las nóminas de los muy dignos y representativos miembros de los colegios profesionales; de los profesores de universidad; de las juntas de gobierno de las hermandades y cofradías; de academias, ateneos y asociaciones varias; y de tantos y tantos otros que han ido haciendo Sevilla día a día.

Sevilla no es una sociedad piramidal. Es una sociedad de múltiples círculos secantes, circulando entre los cuales pueden interactuar todos los sevillanos conscientes. Gracias a ellos, creo, Manuel Machado pudo rematar su poema con ese "Y Sevilla...". Que ahí quedó.

 
Informacion