promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

10

May

2017

LA HORA DE LOS JARDINES DE MURILLO PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 27/4/2017

JUAN PAREJO

Acumulación de basura, botellas de alcohol dispersas en cada glorieta, falta de papeleras, capiteles arrasados, fuentes rotas y sin agua, azulejos arrancados, vegetación en muy mal estado, caminos irregulares y con una importante falta de albero, pintadas por doquier, juegos infantiles sobre un suelo de chinos... éstas son algunas de las múltiples deficiencias que presentan los Jardines de Murillo y el Paseo de Catalina de Ribera. Se trata de uno de los espacios más concurridos de la ciudad, tanto por parte de los sevillanos, como de los turistas que lo tienen como puerta de acceso al Barrio de Santa Cruz y los principales monumentos de la ciudad. En el año 1917, estos jardines pasaron a llevar el nombre de Murillo al cumplirse el tercer centenario del nacimiento del genial pintor barroco. Un siglo después, coincidiendo con el IV centenario, los vecinos del barrio de Santa Cruz reclaman un plan de choque que acabe con la degradación de este espacio. El grupo municipal de Ciudadanos, ha recogido la demanda de los residentes y llevará al Pleno de mañana una moción para actuar de manera urgente.


Los de Murillo son, probablemente, los jardines históricos de la ciudad más abandonados. Sufren de manera frecuente actos vandálicos y en ellos se reúnen a diario grupos de jóvenes para beber, dejando luego las botellas y las bolsas en las glorietas. Un simple paseo deja a las claras la situación de dejadez que padecen desde hace años. La glorieta del pintor José García Ramos, la más característica, es también la que se lleva la palma. En este lugar, la presidenta de la asociación de vecinos de Santa Cruz, María José del Rey, acompañada de varios vecinos, explica los problemas existentes: "La botellona se celebra prácticamente todos los días. También estamos notando que se está convirtiendo en un espacio de citas. Por aquí pasan turistas continuamente. Se bajan de los autobuses y acceden al barrio de Santa Cruz por aquí, y ésta es la triste imagen que reciben".

En apenas diez minutos han pasado varios grupos de turistas por la zona. A su paso se han encontrado con azulejos rotos, varias litronas dejadas en los bancos, pintadas, una fuente de evocación musulmana con el surtidor roto y sin agua y las hojas de una revista dispersadas. A un metro, los jardineros riegan, dejando los caminos de albero impracticable, y repasan algunos setos.

Los vecinos han trasladado sus demandas al grupo municipal de Ciudadanos, que presentará este viernes una moción en el Pleno. Su portavoz, Javier Millán, acompañado del portavoz adjunto, Francisco Moraga, comprueba con los residentes el estado de abandono que presentan los jardines, que son Bien de Interés Cultural (BIC): "Denunciamos la situación de lamentable dejadez que sufren los Jardines de Murillo. También existen problemas de accesibilidad, con pavimentos plagados de verdaderos socavones y obstáculos, algo que también se evidencia en el parque infantil de juegos, con un pavimento de garbancillo y un bordillo perimetral que no garantiza el derecho a un juego inclusivo". Ciudadanos quiere lograr el compromiso del gobierno de Espadas en virtud del acuerdo alcanzado para los presupuestos, cuyos puntos 5.1 y 5.2 contemplan un plan de revitalización de los jardines históricos y un plan de parques infantiles adaptados.

LOS JARDINES DE MURILLO SON EL ACCESO PRINCIPAL DE LOS TURISTAS QUE VISITAN LA CIUDAD A DIARIO
En la moción, que ha sido acogida de muy buen agrado por los vecinos, piden realizar un plan especial de limpieza, dotar al conjunto de una señalética adecuada (para la arquitectura y la vegetación), replantar las especies necesarias, especialmente setos y palmeras, restaurar los elementos deteriorados (capiteles, bancos, azulejos, ladrillos, parterres) y prestando especial atención a las fuentes para que recuperen el flujo de agua, repavimentar los caminos con albero para eliminar baches y socavones y que sean accesibles, adaptar los parques infantiles, haciéndolos más seguros, garantizando un itinerario accesible y dotándolos de un pavimento de absorción de impactos, crear una zona de gimnasia de mantenimiento para personas mayores, y establecer un plan de vigilancia para prevenir los numerosos actos vandálicos. "Hay que aprovechar el Año de Murillo para arreglar estos jardines", resumió Millán.

La asociación de vecinos también ha pedido, a través del programa Ayuda a tu barrio, de la delegación de Participación Ciudadana, la remodelación del parque de juegos infantil, para que quiten los chinos; y los aparatos para que los mayores puedan realizar sus ejercicios. También han arrancado un compromiso para arreglar la deteriorada vegetación de la cercana Plaza de Santa Cruz y ya tiene colocada la pérgola perdida en la Plaza de Alfaro que siempre estuvo cubierta de rosales.

 
Informacion