promo

Jue

01

Jun

2017

MURALLAS DEL ALCÁZAR: UNA NECESARIA APERTURA A LAS VISITAS PDF Imprimir E-mail
Reales Alcázares

DIARIO DE SEVILLA / 15/5/2017

JUAN PAREJO

Un proyecto que dará otra dimensión al edificio. El Real Alcázar quiere abrir los casi 500 metros de murallas a las visitas. Se trata, sin duda, de una gran apuesta para aumentar la capacidad turística del monumento y para dotarlo de un nuevo y gran atractivo. Esta apertura al público, que permitiría descubrir una nueva visión no sólo del recinto, sino de su entorno más próximo, como la Plaza el Triunfo, el Archivo de Indias y la propia Catedral, sería consecuencia del proyecto de remodelación de la Puerta del León. La Comisión de Patrimonio Histórico de la delegación territorial de Cultura también avala las conclusiones del informe arqueológico realizado por el equipo de Miguel Ángel Tabales, paso previo y necesario para la intervención. Esta visita aérea se sumará en un futuro a otras que ya se pueden realizar en algunos de los principales bienes culturales, como las cubiertas y azoteas de la Catedral o las de la iglesia del Salvador.

El Real Alcázar trabaja en dos proyectos, uno emanado del otro, que darán una nueva dimensión al histórico palacio. La necesaria remodelación de los accesos por la Puerta de León, que eliminará algunas estructuras existentes de escaso valor y convertirán el Patio de la Montería en un gran vestíbulo de entrada, que permitirá un trato más adecuado a los visitantes, está en proceso. El informe arqueológico, además, hace una serie de recomendaciones, que ya han sido bien acogidas por la dirección del monumento. Una de ellas, muy interesante, encaminada a abrir las murallas al turismo. El alcaide del Alcázar, Bernardo Bueno, aseguró en una reciente entrevista publicada en este periódico que esta idea se haría realidad en un futuro. La intención es dejar resuelta la remodelación de los accesos en este mandato municipal.

LA APERTURA DE LAS MURALLAS PERMITIRÍA AUMENTAR EL NÚMERO DE VISITANTES PARA LA SUBIDA HABRÍA QUE HABILITAR UNA ESCALERA DE SUBIDA Y, TAL VEZ, OTRA DE BAJADA
En las conclusiones del informe arqueológico solicitado para acometer el proyecto de reforma, se explica que la posible eliminación de la tienda actualmente existente permitiría la visión continua del lienzo de 70 metros de la muralla occidental del primer recinto del Alcázar. En el extremo norte, junto a la Puerta del León, quedaría la única torre de flanqueo conservada de este lienzo, y en el lado opuesto quedaría la muralla de separación entre los patios del León y la Montería, y tras ella, el basamento de la torre angular suroccidental del primitivo Alcázar.

Para su mejor conservación y realce, se recomienda que se realicen una serie de trabajos en la muralla, entre ellos, la retirada de las estructuras de la tienda, que se sitúa a la izquierda de la entrada, reparando el empotramiento de los muros y el forjado sobre la muralla; la sustitución de los sillares reparados con ladrillo y cemento durante el siglo XX por otros fingidos con mortero de cal entonado, algo que ya se ha hecho en el mismo lienzo por la cara interna durante la restauración de las casas 7 y 8 del Patio de Banderas; la apertura de la puerta de la antigua torre, que conserva su rosca latericia, situada en el centro del Patio del León y la habilitación de un tránsito hacia la casa citada. El informe también propone que se mantenga la puerta de entrada a la Sala de la Justicia, aunque el tránsito se realizaría desde el Patio de la Montería.

El informe se centra en un amplio apartado a la recuperación del almenado y adarve, que propone sean visitables. En el sector oriental, donde han desaparecido la mayoría de las almenas, propone que se estudie la posibilidad de su reconstrucción, "ya que el modelo es bien conocido y no existe motivo alguno para que no sean repuestas en un lugar que desde ahora se convertiría en uno de los referentes turísticos de la ciudad". El documento aclara que todas las almenas del Alcázar fueron reconstruyéndose progresivamente desde su creación. "Hemos detectado huellas de dichas reposiciones en el siglo XIV, en el XVIII y en los años 60, por Félix Hernández, dentro del mismo lienzo".

La eliminación de las estructuras anexas a la Puerta del León impediría el acceso al adarve y las torres por la actual subida. Los arqueólogos recuerdan que ambos elementos, hoy no visitables, "constituyen un activo desaprovechado para la visita al monumento". Se trata de un recorrido de 250 metros sobre los lienzos norte y oeste del recinto primitivo y sobre la Puerta del León. Las conclusiones insisten en que la recuperación del adarve y las torres para su visita permitiría aumentar el aforo en el monumento y, por ende, el número de visitas; y resolvería un "atraso indiscutible" en la explotación del Alcázar en uno de sus puntos de mayor interés histórico, tanto para los sevillanos como para los turistas.

Para que fuera posible, se recomiendan otras actuaciones. En primer lugar, y como paso imprescindible, buscar en el interior del Alcázar un lugar que permita el acceso a las murallas: "Hay varias posibilidades que deberán ser exploradas en este proyecto y que supondrían, bien ahora o en un futuro cercano, la habilitación de una escalera de entrada y tal vez otra de salida". La reparación de las torres también sería necesaria, ya que todas se encuentran muy alteradas por las obras realizadas por Félix Hernández en la década de los 60 del pasado siglo: "Debería retirarse el enfoscado interior hecho con mortero de cemento y bien dejar a la vista la fábrica, como al exterior, o echar un enfoscado más adecuado de mortero de cal. De paso se habilitarían escaleras para subir a las cámaras y al adarve de las torres, repasando las originales". Por último, se pide la reparación de los merlones, "muy deteriorados en algunos puntos y tomados con cemento".

Estas recomendaciones de los arqueólogos para poner en uso las murallas el Real Alcázar han sido acogidas de manera favorable por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico. El equipo de Miguel Ángel Tabales hace una reflexión final según expresa en su reflexión final que justifica sus ideas: "Estas operaciones no son objeto de este proyecto, pero sin duda serán la consecuencia inevitable de la eliminación del acceso actual a través de la Puerta del León, y habrá que acometerlas o bien ahora o en un futuro cercano. Otra cosa no se entendería".

 
Informacion