promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

29

Abr

2009

El tranvía sin catenaria se recaragará en cada parada en solo 20 segundos PDF Imprimir E-mail
El tranvía sin catenarias (sin postes ni cableados aéreos) que tendrá Sevilla en 2010 en el tramo monumental de la Plaza Nueva a la Puerta de Jerez almacena la energía para moverse entre las estaciones gracias a los llamados "ultracondensadores", una especie de baterías de gran tamaño y capacidad que irán colocadas en el techo de los vehículos y que se cargan con rapidez en alimentadores eléctricos situados en cada parada. Una vez cargadas, disponen de autonomía suficiente para mantener los trenes en movimiento durante un máximo de 1.200 metros, una distancia más que suficiente para el trayecto por la Avenida.

La tecnología, que ha sido desarrollada por la empresa Trainelec (del grupo CAF) en colaboración con el Instituto Tecnológico de Aragón y será presentada próximamente en Sevilla, permite que el vehículo se recargue de energía en un tiempo record de 20 segundos en el momento en que se detiene en cada parada para recoger o dejar viajeros. Así pues, la presencia de catenarias se reduce a las estaciones.

Los mismos cinco trenes que dan servicio a la línea de tranvía desde el principio, alquilados primero por 37.500 euros mensuales y comprados el año pasado por nueve millones de euros a Metro de Sevilla, serán los que se adapten a la nueva tecnología que está desarrollando el fabricante de trenes CAF. Así pues, no será necesario comprar unos vehículos específicos, ya que los ultracondensadores se ajustan a cualquier tipo de material móvil, sea nuevo o existente.

A simple vista, los ultracondensadores se asemejan en apariencia a los aparatos de aire centralizado que permiten refrescar los interiores de las viviendas y comercios. Si hablamos del funcionamiento, inician la marcha desde una parada con los ultracondensadores completamente cargados y recuperan completamente la energía en el frenado. La carga y descarga de energía se produce por procesos físicos a una elevada velocidad, sin reacción química, gracias a celdas de muy alta capacidad y alta densidad de energía y potencia. La ausencia de reacción química en su proceso permite que sean más eficientes en el almacenamiento de la energía y que tengan una vida útil más larga.

Según los técnicos, la capacidad de almacenaje de energía del Acumulador de Carga Rápida (ACR) es superior por la existencia de una doble capa de electrodos. El resultado es que se consigue una potencia mayor que con otros sistemas de almacenamiento. Otra característica de estas baterías es que están protegidas contra las descargas de energía para garantizar la llegada de los trenes hasta el punto de carga. Según los técnicos, la tecnología es similar a la que se usa ya en las memorias de los aparatos informáticos y en el futuro en los coches elétricos o híbridos.

Con el sistema convencional de cables y postes de catenaria, como el que funciona en la actualidad en el tranvía sevillano, los motores y sistemas auxiliares del tren reciben la energía directamente del tendido aéreo de la catenaria. En el frenado, esta energía es devuelta sólo en parte a la catenaria para su uso por otros trenes si es posible y el resto de la energía se disipa en resistencias de freno.

Los tranvías sin catenaria coincidirán en el tiempo con la ampliación de la línea hacia San Bernardo, una obra que debe comenzar en breve con un plazo de ejecución de nueve meses.
 
Informacion