promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

29

Abr

2009

Si Bécquer levantara la cabeza.... PDF Imprimir E-mail
La Venta de los Gatos que Bécquer inmortalizó en una leyenda es hoy día un aparcamiento de motos y la han pintado recientemente de albero y almagra. El problema es que ni el cemento primero ni luego la pintura han respetado la placa dedicada al poeta que el Ayuntamiento colocó en 1937, con motivo del centenario de su nacimiento. Señalaba que allí escribió sus famosas leyendas. Así lo ha denunciado a ABC de Sevilla Rafael Manuel Anaya de Castro, que no entiende cómo la Consejería de Cultura o el Ayuntamiento han permitido que la placa haya quedado sepultada y pide a las administraciones que actúen con urgencia «para salvar este humilde y digno patrimonio histórico y cultural de Sevilla».
Hace casi 150 años, en concreto 147, que Gustavo Adolfo Bécquer públicó en «El Contemporáneo» la leyenda «La Venta de los Gatos». De forma milagrosa el ventorrillo se ha mantenido en pie en una ciudad en la que ya denunciaba Bécquer en su relato «extrañé muchas cosas nuevas que se han levantado no sé como; eché de menos muchas cosas viejas que han desaparecido no sé por qué».
En 1981 la Venta, en la Avenida Sánchez Pizjuán, estaba en ruinas. Afortunadamente se rehabilitó. El edificio está situado en medio de las barriadas La Paz y Las Golondrinas. La delimitan las calles Venta de los Gatos y Monasterio de Veruela. En esta última se encuentra un busto de Bécquer y una placa que recuerda que la barriada de Las Golondrinas es de 1973.
Desde hace unos años la Venta es un garaje de motos y ningún cartel recuerda que es la de los Gatos. Rafael Manuel Anaya critica que hace unos dos años aproximadamente a la placa de recuerdo a Bécquer le desaparecieron los medallones de bronce y la indolencia de la ciudad para algunas cosas hizo que nadie advirtiera nada. Hace poco el propietario ha arreglado la fachada. Todo sería normal si no hubiera cementado y pintado de albero la placa del Ayuntamiento que recordaba que allí escribió Gustavo Adolfo Bécquer sus leyendas.
Ya en 2005 la entonces Asociación de Vecinos Venta de los Gatos, hoy desaparecida, pidió al Ayuntamiento que el edificio de la Venta se utilizara como centro cultural o espacio dedicado al barrio. Posteriormente cuando se inauguró la rehabilitación de la Plaza Rayo de Luna de Las Golondrinas la nueva Asociación de la zona, Glorieta Olímpica, volvió a solicitar al alcalde que la Venta de los Gatos se dedicase a centro cívico y sede de la entidad que aglutina a varios barrios: Las Avenidas, Renfe, Las Golondrinas, Gustavo Adolfo Bécquer, y la Pastora.
El tema parece tabú y los vecinos han sabido que el dueño pide mucho dinero por la expropiación, ya que la Venta es privada y no se ha podido hacer por delante de ella ni el carril bici que literalmente se la salta. Ya el delegado de Urbanismo conoce que se ha pintado la placa porque hace un mes acudió a La Paz a dar una charla y visitó las obras del Plan de barrios que aún no han sido rematadas.
 
Informacion