promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

29

Abr

2009

PSOE E IU permiten otro pelotazo urbanistico, en los terrenos Tysa-Ford PDF Imprimir E-mail
Desde que el PSOE e IU conformaran lo que han dado en llamar el «Gobierno de progreso», se han producido en Sevilla varios pelotazos urbanísticos al amparo del PGOU de 2006. Uno de esos pelotazos urbanísticos tuvo lugar en el solar de Tysa-Ford, situado en la carretera de Carmona, donde los vecinos han creado una plataforma contra esa recalificación porque el entorno no tiene equipamiento para absorber más torres de pisos.
El solar en cuestión era de Técnicas y Servicios de Automoción, que en 1999 lo vendió por 5,4 millones de euros a la sociedad Gestión Umbela 4, de José Antonio Sáenz. Este empresario, promotor del hotel La Boticaria, vendió tres años después la finca por 16,6 millones de euros a la sociedad Uriva, participada por Caja San Fernando, obteniendo así unas plusvalías de 11,5 millones de euros.
En mayo de 2003, cuando el PSOE gobierna con el PA, Urbanismo firma un convenio con Uriva por el que se autoriza en el solar una altura máxima de 15 plantas y un máximo de 250 viviendas. IU, en la oposición, acudió a la Fiscalía Anticorrupción para denunciar la operación urbanística.
Tras las elecciones municipales, en el verano de 2003 PSOE e IU forman lo que dieron en llamar el «Gobierno de progreso», apeando al PA del Gobierno. Emilio Carrillo, ya como delegado de Urbanismo, firma un convenio urbanístico con Uriva en el que reduce su edificabilidad en el solar de Tysa-Ford a 8 plantas y un máximo de 250 viviendas.
Con la reducción de la edificabilidad, la Caja San Fernando y la familia Uceda —propietarios de Uriva— decidieron vender la finca por 27,3 millones de euros. Aún así, lograron unas plusvalías de 10,7 millones de euros en sólo dos años.
Los nuevos propietarios eran Triana 95 —de José María Gil Silgado, ex propietario del Xerez— y Efedos Vivienda en Régimen de Comunidad —de Narciso Flores Llopis—. En sus manos está el solar hasta marzo de 2005, cuando ante la decisión del Ayuntamiento de no aumentar la edificabilidad deciden vender a Ferrovial por 31,4 millones de euros, obteniendo unas plusvalías de 4,1 millones de euros.
Cambio de opinión
Entonces surge lo imprevisible: el «Gobierno de progreso» cambia sorpresivamente de opinión y decide volver a autorizar la edificabilidad que aprobó en 2003 y que después rechazó en 2004.
La decisión se plasma en la aprobación definitiva del PGOU en julio de 2006. El tándem PSOE-IU, olvidando la denuncia de IU ante la Fiscalía Anticorrupción, autorizó 15 plantas y un máximo de 284 viviendas al aceptar las alegaciones presentadas por Ferrovial Inmobiliaria. En septiembre de 2007, Urbanismo aprobó defintivamente el proyecto de Ferrovial para construir tres torres: una de 13 plantas y dos de 11, más planta baja. Cuando se produjo la recalificación de los terrenos, directivos de Caja San Fernando expresaron en petit comité su malestar al considerarse estafados por el propio Ayuntamiento, ya que autorizó a Ferrovial lo que denegó a Uriva, empresa de la que formaba parte cuando poseía el solar de Tysa-Ford.
Según la plataforma de vecinos de la zona, «la modificación en el PGOU se realizó una vez transcurrido el período de exposición pública del plan y el período de alegaciones, evitaron de facto el conocimiento público de esta modificación por parte de los vecinos y la formulación correspondiente de alegaciones».
Curiosamente, un año después de esta recalificación, el jefe de obras de Ferrovial, Joaquín Díaz González, fue en las listas del PSOE y entró a formar parte del Gobierno PSOE-IU al ser nombrado delegado de Conservación de Edificios Municipales y delegado de Los Remedios.
Terrenos baldíos
Los terrenos de la antigua Tysa-Ford están ahora baldíos porque en 2007 Ferrovial vendió su división inmobiliaria a Hábitat y ésta entró en crisis en 2008, cuando solicitó el concurso de acreedores por falta de liquidez.


 
Informacion