promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

29

Jun

2017

AMIGOS DE JARDINES DE LA OLIVA, UN EJEMPLO DE LA SOCIEDAD CIVIL IMPLICADA PDF Imprimir E-mail

CORREO DE ANDALUCÍA / 28/6/2017

F.G.P.

La asociación Amigos de los Jardines de la Oliva, una pequeña agrupación de un barrio del Polígono Sur creada en 1986, se ha convertido por méritos propios en referencia sevillana en el ámbito del arbolado y la vegetación urbana en general. Por eso mismo, por su pacífico activismo, merece la pena hablar con su presidente, Jacinto Martínez. Su diagnóstico sobre la cuestión es sencillo: «El árbol en Sevilla es primordial». A partir de ahí, reivindica su labor en su propio barrio. «En la Oliva tenemos 2.700 árboles –destaca–. Se ha creado un microclima que hace que aquí haya tres o cuatro grados menos que en otros sitios de la ciudad». Resalta también el carácter altruista de la asociación, cuyos socios abonan una módica cuota de seis euros anuales. ¿Qué consiguen con tan poco dinero? Una independencia absoluta. «No queremos subvenciones», reitera.

Martínez lamenta que en Sevilla «no haya una cultura de respeto al árbol», y realiza críticas habituales a los responsables de la gestión de los árboles en la ciudad, empezando por las «podas a destiempo». Apuesta también por «ponerse en el lugar del responsable», y hasta comprende que, «aunque hay que ponderar mucho antes de quitar un árbol», «si ves que puede caerse le metes el hachazo». Aunque a menudo hay más opciones, la primera de ellas buscar soluciones antes de que llegue esa situación irreversible.

Sobre el director general de Medio Ambiente, Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, Adolfo Fernández Palomares, Jacinto comenta que «hace lo que puede, pero lo presionan y van a lo suyo», y con esa opinión confirma que, en su opinión, los criterios con los que se acometen podas y talas no dan prioridad al arbolado, sino a otro tipo de cuestiones. «El problema de Parques y Jardines, en mi opinión, es que la Delegación debería ser independiente. Y no quiere nadie, quieren que sea una Dirección General, porque está Urbanismo, que es la que hace y deshace. Y allí no hay técnicos. Y te ponen árboles que te tienes que tragar», apunta.

El mayor logro de la asociación, destacan ellos mismos, es «el parque Celestino Mutis, que lo inauguramos hace 20 años por iniciativa de los vecinos de La Oliva». Un logro que corre peligro: «El Distrito Sur va a cargárselo, porque es el único parque que salió del movimiento ciudadano y costó cuatro gordas. Y eso le duele a determinadas personas sin sensibilidad».

 
 
 
Informacion