promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Vie

30

Jun

2017

CULTURA NEGOCIA UNA PRORROGA DE DOS AÑOS PARA EL CAS EN SAN CLEMENTE PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 25/7/2017

JESÚS MORILLO

El futuro del Centro de las Artes de Sevilla (caS), actualmente ubicado en el Monasterio de San Clemente, pasa por su traslado en un par de años a la Fábrica de Artillería, que el Ayuntamiento pretende convertir tras costosa restauración en el buque insignia de la cultura en la ciudad para el final de la legislatura. El traslado supondría, señala la directora general de Cultura, Isabel Ojeda, un relanzamiento del centro para centrarse, más que en la exhibición, en residencias artísticas y en el concepto de laboratorio cultural, en disciplinas que van desde la danza a las artes visuales.

Mientras se concreta el traslado a Artillería, el Ayuntamiento pretende que el caS siga desarrollando en la sede del número 18 de la calle Torneo su actividad, que ha ido reduciéndose especialmente desde la llegada de la crisis. Actualmente, el centro acoge exposiciones y actividades puntuales del Festival de Cine, además de mantener como programación fija el ciclo "Showcase", una propuesta multidisciplinar de pequeño aforo que realiza la productora La Suite.

Para mantener en el edificio esta actividad es necesario prorrogar el convenio de uso de San Clemente firmado hace veinticinco años con las monjas de la orden del Císter, que expira el próximo mes de octubre. Con ese objetivo, la Delegación de Cultura ha abierto una negociación con responsables de estas religiosas, según confirmaron a ABC fuentes municipales.

Las religiosas buscan un nuevo contrato
La negociación aún no ha dado resultados y las partes están alejadas. El Ayuntamiento pretende una prórroga del uso hasta antes de las elecciones municipales de la primavera de 2019, que es cuando acaba el mandato del actual equipo de Cultura. Las religiosas, sin embargo, consideran que no se trataría tanto de una prórroga como de un nuevo contrato, lo que implicaría otras contraprestaciones. Además, la congregación quiere recuperar las dependencias ya que al parecer tienen la intención de instalar una enfermería para personas mayores.

De no haber acuerdo con las religiosas, la actividad del CAS se trasladará a otros centros como el Espacio santa clara o la Sala Turina
Ese convenio lo suscribieron la congregación y el Ayuntamiento de Sevilla de cara a la Exposición Universal de 1992, y posibilitó que el monasterio fuera una de las sedes del pabellón de la ciudad. El acuerdo, en compensación por la reasturación del convento, cedía durante veinticinco años una serie de dependencias al Consistorio para su uso cultural y expositivo.

Fue allí donde la corporación que presidía Alfredo Sánchez Monteseirín decidió ubicar en 2006 un nuevo centro cultural, el caS, centrado en la producción artística y la experimentación, un proyecto muy ambicioso del entonces delegado de Cultura, Juan Carlos Marset, que, como su apuesta por las salas privadas de artes escénicas de la ciudad, quedó por debajo de las expectativas iniciales cuando dejó el cargo.

El traslado a la Fábrica de Artillería
La intención del actual equipo de gobierno es reubicar el caS en la Fábrica de Artillería, un edificio de 22.000 metros cuadrados al que se darán diferentes usos culturales, siguiendo modelos de espacios similares de otras ciudades como el Matadero de Madrid.

El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, ya manifestó el deseo de que Artillería acoja actos culturales en el último trimestre de 2017, aunque el traslado del caS parece que no se concretará hasta el final de la legislatura, junto con otros departamentos del ICAS.

De no lograr el Ayuntamiento una prórroga, la actividad del caS se trasladaría a partir de octubre a otros centros dependientes del Instituto de las Artes y la Cultura de Sevilla (ICAS), como, por ejemplo, el Espacio Santa Clara o la Sala Turina, señala la directora general de Cultura.

De hecho, el ICAS parece haber previsto esta eventualidad en la primera convocatoria de ayudas de apoyo a la creación que realizó el pasado mayo y a la que se han presentado más de un centenar de proyectos.

En ese sentido, las ayudas siguen la línea de trabajo de residencias artísticas desarrolladas en el CAS para expandirse en los diferentes equipamientos culturales del ICAS, incluyendo ya la Factoría Cultural del Polígono Sur, que sigue pendiente de apertura. Con ello, el Ayuntamiento pretende dar un paso más en la cesión de espacios para residencias artísticas en artes escénicas, música audiovisual, artes visuales y gráficas, arte y tecnología, pensamiento y residencias de creación.

Isabel Ojeda explica que con esta apuesta se pretende potenciar los procesos de creación, más que la exhibición de la que se encargan ya espacios como la Sala Turina o el Casino de la Exposición. De hecho, explica, el caS se contempla ya Artillería como espacio de creación y de laboratorio cultural. En ese sentido, formará parte del complejo, cuyo modelo está por definir, pero la directora general deja claro que el caS «será mucho más potente que en la actualidad, bajo el concepto de laboratorio cultural», tratando de recuperar la idea originaria con la que nació ese proyecto.

 
Informacion