promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Vie

22

May

2009

RESTAURACION EN SAN LUIS PDF Imprimir E-mail
La iglesia de San Luis de los Franceses, que forma parte del patrimonio artístico de la Diputación Provincial, fue construida entre 1699 y 1731, y constituye una de las mejores representaciones del Barroco seicentista en Sevilla.Este año sufrirá una restauración integral dirigida por el arquitecto Fernando Mendoza, el mismo que firmó la del templo del Divino Salvador.
El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, acompañado por el arquitecto y la diputada provincial de Cultura, Guillermina Navarro, explicó que las obras de restauración de la iglesia y la Capilla Doméstica del Antiguo Noviciado de los Jesuitas comenzarán en el último semestre de este año. El plazo de ejecución de dichas obras será de un año y medio o dos años aproximadamente, pero «no más de dos años», aclaró Villalobos.
El presupuesto total de la intervención asciende a 3.145.000 euros. El gasto está financiado conjuntamente por el Ministerio de Fomento, mediante el «V Acuerdo de Colaboración entre los Ministerios de Fomento y Cultura para la actuación conjunta en el Patrimonio Histórico Español», aportando 1.400.000 euros, otros 1.745.000 euros salen de la Diputación de Sevilla. Con esta intervención, el conjunto monumental de la Iglesia queda totalmente restaurado, excepto los bienes muebles, es decir, se restaurará la iglesia, la capilla doméstica y su retablo, además de los cerramientos, para «garantizar su conservación correcta», comentó Villalobos. Por lo tanto, la carpintería mudéjar del conjunto y la Cripta (pinturas, imágenes...), y el resto de los retablos y la herrería será competencia del convenio con la Junta de Andalucía, que actualmente está en proceso. «Va a ser la Junta de Andalucía la que aporte las cantidades económicas», insistió Villalobos. Esta rehabilitación podría ser paralela o posterior a la de bienes inmuebles.
Según el presidente de la Diputación, el principal objetivo de esta restauración es «ponerlo en valor para conservar una joya barroca y para captar a los visitantes y así reactivar la economía del barrio». El arquitecto encargado de la obra, Fernando Mendoza, recalcó que la intención es que «el templo permanezca cerrado con motivo de las obras el menor tiempo posible», mientras que «un equipo de restauración pequeño (entre 10 y 15 personas) y muy cualificado se encarga de la rehabilitación» del espacio. En palabras de Mendoza, «todo en este edificio está diseñado al mínimo detalle, es el templo barroco más completo y unitario».
En concreto, los trabajos a realizar serán retirar la solería existente y sustituirla por una nueva de mármol blanco macael, restauración de la pila de agua, aseo privado y público, restauración de armarios, apertura de ventanas y cristaleras, nuevas ventanas y vidrieras, pintura y estucado final. Del mismo modo, se tratarán los siete retablos de Pedro Duque Cornejo, y recuperará una entrada que existía en la calle Divina Pastora.
Los elementos que se encuentran en peor estado son la loggia de entrada, el suelo del andén, el suelo de la iglesia, las sacristías gemelas, la cúpula del templo que tiene problemas de vegetación parásita, las torres tampoco han tenido mantenimiento, la cripta que no es visitable, la escalera de subida al coro, no existen servicios públicos ni privados, recuperar la policronía original de las columnas salomónicas que presentan fisuras y grietas, el conjunto de puertas y todas la pinturas de la planta baja.
Un poco de historia
Las execpcional iglesia fue construida por por el arquitecto Leonardo de Figueroa y en ellas colaboraron Antonio Matías de Figueroa y Diego Antonio Díaz. Entre los elementos artísticos más atractivos están la bicromía típica del barroco sevillano, por un lado, el color rojo del ladrillo avitolado, por el otro, el color gris de la piedra empleada en los elementos de sustentación y en las figuras decorativas. También la abundante decoración o su impresionante cúpula.
 
Informacion