promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

12

Sep

2017

INVESTIGAN EL ASESINATO DE UNA MUJER CALCINADA EN EL INTERIOR DEL PARQUE AMATE PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 28/7/2017

SILVIA TUBIO

Hacía tan sólo un día que la Audiencia Provincial de Sevilla confirmaba que Francisco Morillo no saldrá de prisión, al menos, hasta 2031. Una fecha que puede prolongarse mucho más si acaba condenado a prisión permanente. Este sevillano protagonizó el año pasado uno de los crímenes más cruentos de los últimos años en Sevilla. Violó de manera brutal a una joven y la dejó desangrándose. El escenario de tan horrendo acto fue el parque de María Luisa. Otro pulmón verde de la ciudad fue testigo ayer del final trágico de otra mujer.

Era sevillana, nació en el año 1978 (38-39 años) y su cuerpo fue encontrado a primera hora de la mañana en el interior del Parque Amate parcialmente calcinado. Alguien la había asesinado y había intentado borrar las huellas prendiéndole fuego. Antes había ocultado el cuerpo con una manta y lo había colocado en una zona apartada de los caminos por donde transitan los usuarios del parque.

El hallazgo se produjo pasadas las ocho de la mañana tras el aviso de un vecino que hacía deporte. Al pasar por el Camino de los Rosales Sevillanos, vio que salían humo y llamas de una zona acotada por arbustos. Según testigos presenciales, en un primer momento creyó que estaba ardiendo la vegetación y alertó a los jardineros. A simple vista no era visible lo que realmente estaba sucediendo.


Los trabajadores de mantenimiento, cuando acudieron a apagar el fuego, fueron los que confirmaron que el foco de las llamas no eran los arbustos sino el cuerpo de una mujer, que ya estaba muerta. Algunos testigos aseguran que estaba envuelta en llamas cuando llegaron los trabajadores, aunque desde la Policía señalan que los restos mortales estaban sólo calcinados desde la cintura a los pies. La víctima se encontraba en posición fetal y tapada parcialmente por una manta.

El estado del cuerpo ha sido fundamental para que las labores de identificación hayan dado frutos en pocas horas. Los investigadores contaban desde las dos de la tarde de ayer con un nombre y apellidos y han dirigido las primeras averiguaciones al entorno de la víctima, rastreando sus últimas horas de vida.

Todas esas diligencias se hubieran retrasado si las llamas hubieran hecho más estragos en el cadáver. De ahí que la Policía esté sobre la pista a las pocas horas de encontrar los restos, favoreciendo así el avance de las pesquisas.

Tras el hallazgo del cuerpo por parte de los operarios, la Policía Nacional acudió al parque pasadas las nueve de la mañana y acordonó la zona más próxima al punto donde estaba el cuerpo. También colocaron una suerte de biombo para impedir que los periodistas que fueron acercándose poco a poco al lugar captaran imágenes de los restos mortales.

Asesinada y quemada
La comisión judicial llegó sobre las diez y media de la mañana y a las doce se autorizaba el levantamiento del cadáver, que fue trasladado al Instituto de Medicina Legal para la práctica de la autopsia. Fuentes policiales han confirmado que por ahora se desconoce la causa exacta de la muerte, aunque se sabe que la mujer no murió como consecuencia de las quemaduras, sino que fue asesinada y posteriormente le prendieron fuego. Por ahora no ha trascendido tampoco qué tipo de heridas presentaba y con qué arma se cometieron.

Las llamas sólo habían afectado el suelo donde estaba depositado el cuerpo. Sin embargo, los arbustos que estaban a escasa distancia del cadáver no salieron ardiendo ni tampoco las hojas caídas. Esto indicaría que el fuego llevaba poco tiempo activo cuando fue detectado por el corredor.

El parque tiene un horario de apertura de ocho de la mañana a once de la noche y el aviso del particular llegó a las 8.25 horas, poco después de que abriera sus puertas. Sobre las siete de la mañana, en las inmediaciones de la antigua Fábrica de Contadores, salía ardiendo un coche. Esta zona está a escasa distancia del punto donde fue abandonado el cuerpo.

El Grupo de Homicidios se ha hecho cargo de la investigación, que judicialmente ha recaído en el juzgado de Instrucción nº 14, que estaba ayer en funciones de guardia.

Basura bajo custodia
El recuerdo de lo ocurrido en el parque de María Luisa estuvo presente tras el hallazgo del cadáver en el Parque Amate. Al concluir la inspección ocular y procederse al levantamiento del cadáver, el jefe de Homicidios ordenaba al personal de mantenimiento que toda la basura que estaba depositada en las papeleras del recinto, se guardara por si en ella hubiera algún elemento de interés que ayudara a esclarecer el caso.

Precisamente unos pañuelos de papel, que a punto estuvieron de perderse, guardaron la clave para dar con el violador del parque de María Luisa. En aquel caso, la Policía calificó la muerte como un suicidio y no recogió ningún vestigio de la zona hasta que pasadas unas horas, el forense alertó a los investigadores que la víctima había sido asesinada. Para entonces, el escenario del crimen había sido limpiado por los operarios. Por suerte, una trabajadora había decidido por su cuenta apartar unos pañuelos con resto de sangre y guardarlos en una bolsa porque lo había visto hacer en su serie favorita «CSI». En esta ocasión, la Policía tenía claro que estaban ante una muerte violenta y puso toda la basura en cuarentena.

Este suceso tuvo también consecuencias en la agenda política de la ciudad. El Ayuntamiento de Sevilla había convocado a los medios a una rueda de prensa en la plaza Juan XXIII, muy cerca del Parque Amate. El alcalde Juan Espadas iba a tener un encuentro con los vecinos para informarles del proyecto de reurbanización e inversión en el barrio. A las 9.28 de la mañana, una hora después del hallazgo del cuerpo y con la Policía acotando la zona, desde la oficina de prensa del Consistorio se anunciaba la suspensión del encuentro con los medios de comunicación.

 
Informacion