promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

20

Sep

2017

NERVIÓN Y HELIÓPOLIS PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 15/9/2017

ANTONIO BURGOS

Después dirán que eso de los duales y barrocos contrarios sevillanos es algo que nos hemos inventado entre servidor y Paco Robles, a quienes, por cierto, el asunto nos da un avío tremendo. Tanto como el de la letra de aquel fandango de broma: "Yo no digo que mi barca/sea la mejor del puerto,/pero a mí me da el avío". Los duales y contrarios existen, porque hemos tenido un alcalde sevillista confeso, de los de bufanda dominical en el campo, cual Zoido, y al barrio de Nervión no lo protegieron nada, y se hartaron de derribar chaleres (vulgo "chalets") regionalistas de indudable mérito. Ha tenido que venir un alcalde bético de todo beticismo (más VERDE que el acrónimo de Viva El Rey De España), cual Espadas, para que, tras la denuncia de Adepa, Urbanismo proteja al barrio de Nervión, o sea, a los alrededores del campo del Sevilla. Han parado el derribo de un chalé de Aníbal González que estaba sentenciado por la piqueta y ya con el santolio de las autorizaciones administrativas dadas, y mientras no cataloguen la arquitectura regionalismo y racionalista del barrio han paralizado todas las licencias de derribo. Algo así como lo que el alcalde Luis Uruñuela y su delegado de Urbanismo, Víctor Pérez Escolano, se atrevieron a hacer con Sevilla entera para poner coto a la progresiva destrucción de la ciudad. (Aunque de bien poco ha valido aquello vuestro, que fue un gesto de valentía y sevillanismo, porque mira que se ha seguido destruyendo desde entonces, queridos Luis y Víctor.)

En Nervión hay edificios interesantísimos. Está, de momento, la racionalista Casa Duclós, obra del arquitecto José Luis Sert, que junto con el Cabo Persianas de La Magdalena quizá sea la obra Art Decó más importante de Sevilla. Y hay edificios que deben ser conservados no por el mérito del continente, sino por el recuerdo de su contenido, como el chalé que fue sede del guasón Manicomio del Marqués de las Cabriolas y de su Peña Er 77, que merecía al menos una lápida en su fachada; o el otro donde el fotógrafo Luis Arenas Ladislao y sus hijos Luis y Paco tenían su estudio, del que salió todo un estilo de retratar la Semana Santa.

De perlas, pues, la protección arquitectónica del barrio de Nervión del campo del Sevilla. Pero, en los barrocos contrarios que tanto avío nos dan, eso me hace pensar en el absoluto abandono legal y riesgo de destrucción que está otro conjunto arquitectónico y urbanístico de un valor de época indudable, como el barrio de Heliópolis del campo del Betis. Si perrerías han hecho en Nervión, ni te cuento en Heliópolis, que hasta ayer por la mañana como quien dice conservaba perfectamente el ambiente de todo su conjunto, cuando como Hotelitos del Guadalquivir fue construido para residencia del personal de la Exposición Iberoamericana de 1929. Heliópolis fue a la Exposición del 29 lo que Ciudad Expo a la del 92: la residencia de los comisarios y encargados de los pabellones del certamen. Pasada la Exposición, sus chalecitos fueron vendidos a particulares. Y allí, por ejemplo, vivieron Rafael Laffón o José Andrés Vázquez, más muchos altos funcionarios municipales y personas de esa poco valorada y desconocida burguesía republicana sevillana que apoyaba a don Diego Martínez Barrio, la de Blasco Garzón, hermano del Silencio. Heliópolis no era su nombre oficial, sino Hotelitos del Guadalquivir, y así ponía hasta en la tablilla de los tranvías que llegaban hasta la rotonda del Bar Parada, otro edificio racionalista digno de conservar. Heliópolis, "Ciudad del Sol", se lo puso de guasa y por lo culto el irrepetible Juan Lafita: como no había aún un solo árbol, no vean la solanera que tenían que soportar los primeros pobladores de Heliópolis andando desde el tranvía hasta su casa. Sin protección urbanística alguna, el conjunto de Heliópolis ha sido sustancialmente alterado en muchos lugares y desfigurados muchos chalés primitivos. Así que yo, en el avío de los duales, pido para el conjunto del bético Heliópolis por lo menos la misma protección urbanística que para el sevillista Nervión.

 
Informacion