promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

13

Dic

2017

RECORRER LA SEVILLA DEL XVII TRAS LOS PASOS DEL ARTISTA PDF Imprimir E-mail

CORREO DE ANDALUCÍA / 29/11/2017

M.G. GROSSO

En el número 8 de la calle Santa Teresa, en pleno corazón del barrio de Santa Cruz, la actividad es frenética. El sonido de los taladros, se mezcla con los alicates, las planchas de suelo impermeable, los vinilos, las escobas y las cajas de folletos informativos. Todo tiene que estar listo para que la próxima semana abra sus puertas el que será el epicentro de las rutas del Año Murillo.

Desde que el pasado mayo la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla firmaran un protocolo general de colaboración para los actos de la celebración del IV centenario del nacimiento de Bartolomé Esteban Murillo, por el que la administración andaluza –entre otros acuerdos– cedía el espacio al Consistorio hispalense, la actividad en la que fue la penúltima residencia familiar del artista no ha parado para que durante la efemérides vuelva a ser la casa del pintor.

Así, esta casa-palacio sevillana, con dos plantas y ático, cuyas dependencias se disponen entorno a un patio central, y declarada BIC en 1995, ha transformado su planta baja para que quienes la visiten conozcan el legado de Murillo. Para ello, el espacio de la casa se ha dividido en cinco zonas. Para empezar, el patio central está ya decorado con ocho lonas en las que se reproducen obras del pintor sevillano con información de cada una de ellas. Estas grandes velas estarán en horario de visita desplegadas a la altura del visitante para que sea fácil su lectura. Si bien, durante la presentación de actos y eventos, se elevarán dejando el espacio diáfano para la celebración de los mismos.

Pulsa en la imagen para ampliar

Además, una de las salas está habilitada para la proyección de contenido audiovisual sobre el artista. Tampoco falta el espacio –de hecho, es una de las salas más amplias– dedicado a los más pequeños. Para ello, el Ayuntamiento ha preparado un programa didáctico completo con el que no solo conocerán la labor de Murillo mediante el uso de tablets sino que además, tendrán la posibilidad de convertirse en pequeños murillos jugando con lienzos y caballetes.

Como todo centro de visitantes que se precie, otra de las salas será una tienda con librería especializada, papelería y souvenirs vinculados a la figura de Murillo.

La sala principal será la dedicada a la recepción de visitantes. Este espacio, facilitará información sobre las actividades, permitirá la reserva y, sobre todo, será el punto de inicio del itinerario cultural y turístico del Año Murillo, que ha ideado el catedrático Enrique Valdivieso, uno de los mayores expertos en su obra.

Tras los pasos de Murillo recorrerá hasta una veintena de espacios emblemáticos en los que se podrá acceder de primera mano la vida y obra del maestro a través de más de 50 pinturas originales y más de 80 reproducciones de sus obras más relevantes. La ruta se centra en 20 puntos del centro de la ciudad que cuentan con señalización realizada ex profeso para la cita.

La primera parada es la Catedral donde será posible conocer la relación entre Murillo y la Iglesia desde el punto de vista devocional y religioso. Una idea que podrá contemplarse a través de la exposición Murillo en la Catedral de Sevilla, que se extenderá durante un año a partir del próximo 8 de diciembre. La Catedral, que alberga varias de las obras maestras de Murillo, es una de las paradas clave de estos itinerarios que vienen a ampliar la oferta turística y cultural de Sevilla. El tercer punto del recorrido será el Palacio Arzobispal, espacio que representa el espíritu de la magnitud del barroco sevillano y la importancia ostentada por la Iglesia en tiempos del autor.

Otros puntos destacables serán el Alcázar, que aunque no fue destinatario directo de la proyección artística de Murillo, conserva ocho pinturas del autor. Muy cerca, en el Archivo de Indias, podrán contemplarse reproducciones de dibujos de Murillo y de los artistas que frecuentaron este edificio en el que Murillo creó la Academia de Pintura. Así, Valdés Leal, Iriarte y Herrera El Joven.

La ruta prosigue por el Hospital de la Caridad, el convento de San Francisco y la Parroquia de la Magdalena, donde estuvo ubicada la casa natal del artista, a la izquierda del ábside de la antigua iglesia conventual. Junto al Museo de Bellas Artes, destacan otros puntos como la capilla de la Expiración de la Hermandad del Museo, donde se conserva la pintura Resurrección de Cristo (1650-1655), la Casa de los Pinelo, el Hospital de los Venerables, la plaza de Santa Cruz, la iglesia de Santa María la Blanca y la Casa de Pilatos. Otras paradas importantes del itinerario serán el convento de San Leandro, el Palacio de las Dueñas, el Monasterio de San Clemente y el Convento del Carmen.

El arranque de estas rutas murillescas está previsto para la próxima semana cuando además ya podrá visitarse en el Espacio Santa Clara la muestra Murillo y su estela en Sevilla, comisariada por Benito Navarrete. La exposición, que abre el día 5, es el resultado de una amplia investigación histórico-artística sobre el legado de Murillo en discípulos como Pedro Núñez de Villavicencio, Juan Simón Gutiérrez, Francisco Meneses Osorio, Domingo Martínez y Juan Soriano.

 
Informacion