promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

23

Ene

2018

EL CARRIL GUIRI PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 26/9/2017

ANTONIO BURGOS

Ha terminado la Semana de la Movilidad, sin que por cierto hayan quitado uno solo de los veladores y sillas que anunciaron que iban a suprimir en la Avenida y en la calle San Fernando, como cantando el remate (bordón que se llama) de aquella sevillana antigua: "Que de lo dicho no hay ná". De modo que la Semana de la Movilidad habrá sido para inaugurar ese loable y utilísimo Tussam Exprés entre Sevilla Este y El Prado, que ganas media hora. Con eso sí que ganas media hora y no con el fallido Bus-VAO de la Cuesta de Castilleja abajo.

Y hablando de cuestas y de Semana de la Movilidad, he caído en la cuenta de que aparte del Carril Bici, del Carril Bus, del Carril Taxi y de otros carriles que son de carril, si se fija usted bien, en la Cuesta del Bacalao existe un carril del que nadie habla, y que se extiende por toda la Sevilla monumental e islas adyacentes: el Carril Guiri. ¿Qué es el Carril Guiri? Pues es esa Sevilla por la que no puedes andar por la acera llena de veladodores, porque hay un turista o un grupo de ellos haciéndose un selfi con la Giralda al fondo, o con algo que ellos entienden como típicamente español, cual esas paellas hediondas (sí, la palabra es "hedionda") que llenan con su olor que te tira de espaldas la Cuesta del Bacalao, la parte de Alvarez Quintero donde están Las Escobas o la esquina del Bar Gonzalo en la calle Alemanes. ¡Qué aromas ni embrujos de Sevilla! Vienes Cuesta del Bacalao abajo y vas de vomitivo olor de paella prefabricada en vomitivo olor de paella prefabricada. Y al llegar a Alemanes tuerces hacia la Plaza Virgen de los Reyes y te topas con la peste a meados de caballos de la parada de coches de punto (los que antes se llamaban como los separatistas catalanes, "peseteros") que inunda Matacanónigos. Olor a cuadra sucia donde no sólo has de soportar la pestilencia, sino que como te descuides pisas las equinas micciones (¡toma ya cursilería!) y las bostas, que es como en castellano antiguo se llaman por lo fino los cagajones de los caballos.

No nos hemos dado cuenta, pero media Sevilla y parte de la otra media es un inmenso Carril Guiri, en que no te encuentras a nadie de aquí. Y eso que parece que con tanta lamentable y asesina amenaza terrorista, los comerciantes que están más en contacto con el turismo te comentan que el número de visitantes ha descendido algo. O será que como estamos en el otoño, empieza a dejar de venir el masivo turismo barato y chungalé y empieza a llegar el minoritario y caro, el que de verdad deja dinero en los hoteles, los restaurantes y los comercios. Pero la calle Mateos Gago es un casi exclusivo Carril Guiri, como lo es Ximénez de Enciso, la Plaza de la Alianza, la calle Gloria, como lo es la plazoleta (¡preciosa palabra!) de Los Venerables o la Plaza de Doña Elvira, donde cada vez que paso y la veo convertida en un inmenso comedor al aire libre me acuerdo de los versos de Carmelo Larrea en su bolero "Dos cruces":

"Ay, barrio de Santa Cruz,
ay, plaza de Doña Elvira,
os vuelvo yo a recordar
y me parece mentira..."

Me parece mentira cómo se ha degradado Sevilla, ofrecida por media pringá a la que llaman "primera industria", que no es tal industria, insisto, sino sector servicios, porque se trata de la Hostelería y del Turismo. Me parece mentira en qué han quedado aquella tranquila Plaza de Doña Elvira del rumor de fuente y de los bancos para sentarte con una primera novia. Ya todo es en honor del Carril Guiri. Cómo será, que lo que pasa con el Alcázar y ha denunciado Adepa en su habitual predicación en el desierto hispalense es justamente esto. Lo que pasa en el Alcázar es que quieren meter el Carril Guiri por la mismísima Puerta del León, para evitar colas. Cuando en El Louvre tienes colas para dar y repartir, y a nadie se le ha ocurrido destrozar nada para complacer a los mochileros y chancleteros usuarios masivos y desmedidos del Carril Guiri.

 
Informacion