promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

14

Jul

2009

El Tsja decidirá sobre la suspensión cautelar de las obras de la Biblioteca del Prado PDF Imprimir E-mail

Mientras Universidad y Ayuntamiento preparan sus recursos de casación en contra de la sentencia del TSJA las obras de la Biblioteca del Prado continúan a un ritmo endiablado queriendo obtener por la política de los hechos consumados lo que se perdió en los tribunales.

 

El abogado José Cubiles, presidente de la comunidad de propietarios del número 9 de Diego de Riaño, el primer colectivo de los nueve que presentaron recursos contra la construcción de la Biblioteca en el Prado, piensa presentar batalla contra las administraciones y va a exigir que se lleve a cabo la ejecución provisional de la sentencia.

Considera Cubiles que el Ayuntamiento y la Universidad tienen una doble moral: «Practican la técnica de manifestar públicamente que acatan la sentencia y en cambio no paralizan la obra, lo que es una falacia porque al ritmo acelerado de construcción que llevan en breve tiempo estará terminada la biblioteca y burlada de hecho la Justicia».

Para el presidente de la comunidad de Diego de Riaño 9, todo lo que no sea resolver la sentencia en este mes de julio es perder el tiempo porque las administraciones buscan los hechos consumados. Como Ayuntamiento y Universidad van a presentar recurso de casación contra la sentencia y hasta que ésta sea firme pueden pasar años dada la lentitud de la Justicia, propone al menos dos vías o caminos para lograr la paralización de las obras, que depende la Unión Europea y del TSJA. Piensa Cubiles que la primera vía es comunicar y acreditar a la Oficina de los Fondos Feder con los que se financia la biblioteca, que cualquier pago en concepto de las obras que efectúen de aquí en adelante «estará contaminado por la ilegalidad». Y señala asimismo, que el Código Civil dice que quien siembra, planta o edifica en terreno ajeno pierde lo sembrado, plantado o edificado. Está en contacto con los funcionarios europeos porque a título personal ya ha emprendido esta vía.

El segundo camino es instar la ejecución provisional, sin tener que prestar caución o fianza, de la sentencia que declara nula la construcción de la biblioteca en esos jardines. Explica Cubiles que esa instancia se haría al amparo del artículo 535 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, «que es supletoria de la Ley reguladora de la jurisdicción contencioso administrativa la cual nada dice al respecto, por lo que procedería aplicar la supletoriedad». Cubiles, como actor de un procedimiento intentará que el abogado de todas las comunidades emprenda este segundo camino. Asimismo, directivos de la Asociación Huerta de la Salud acudieron ayer con un notario al Prado que levantó acta del estado de las obras para tener constancia de lo que estaba construido días después de la sentencia.

Insultos desde el Gobierno

Por su parte, la portavoz del gobierno municipal, Maribel Montaño, indicó ayer que el proyecto de la biblioteca fue avalado por el Colegio de Arquitectos y que el Ayuntamiento «en su momento no escuchó a nadie en contra ni sobre el proyecto de la biblioteca, ni de la Torre Pelli». En este sentido, Montaño estimó que las valoraciones realizadas fuera de los marcos establecidos para alegar en contra de los proyectos son «antidemocráticas».

«La democracia marca momentos de participación, así que pasados esos plazos no cabe retrotraerse», dijo la edil al cabo del informe elaborado por el Colegio de Arquitectos.

Así arremetió contra su decano, Ángel Díaz. «Si considera que las ciudades andaluzas no están preparadas para proyectos de modernidad» debe aclararlo, pues «podría herir la sensibilidad de muchos».

 

 
Informacion