promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

31

Ene

2018

PP Y C´S SE ENZARZAN EN LA PLAZA NUEVA PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 11/1/2018

DIEGO.J. GENIZ

La disputa nacional entre el PP y Ciudadanos (C's) por hacerse con el centroderecha llega a la Plaza Nueva. Ambas formaciones andan a la gresca por aliarse con el PSOE para sacar las cuentas municipales adelante. Los dos partidos quieren apuntarse el tanto y ganar, así, peso institucional a menos de año y medio para las elecciones. Un escenario político ante el que el gobierno local prefiere guardar silencio, mientras que las coaliciones de extrema izquierda miran perplejas al ser conscientes de que el enfrentamiento pone en jaque los acuerdos que alcanzaron en 2015 con Espadas para facilitarle la llegada a la Alcaldía.

 

Esta disputa tiene nombres propios: Beltrán Pérez, por el PP, y Javier Millán, por C's. Ambos portavoces protagonizaron ayer un duro cruce de acusaciones por los Presupuestos de 2018. Lo más sorprendente de esta situación es que ninguna de las declaraciones realizadas por ambos suponen una crítica al proyecto del gobierno local. Lejos de hacer alguna referencia a la gestión de Espadas, tanto Pérez como Millán se afanaban en demostrar quién había aportado mayor colaboración con los socialistas para que la ciudad cuente con unos Presupuestos este año.

 

El primero en arremeter fue el portavoz del partido naranja. Millán empleó términos como "esperpento" y "ridículo" para referirse a la "estrategia" llevada a cabo por su homólogo popular las últimas semanas. Una actuación con la que Beltrán Pérez intenta marcar la agenda política de la ciudad y avalar su perfil como candidato del PP a la Alcaldía. La primera actuación del líder de la oposición fue presentar el 28 de febrero, en el registro, un presupuesto alternativo con el que tendía la mano al regidor sevillano para sacar adelante las cuentas de 2018. Espadas, días después, recogía el guante y aseguraba que estaba dispuesto a negociar. Palabras que llegaban tras una dura intervención en el último Pleno de 2017, en el que el alcalde recriminaba a Beltrán Pérez su tono "chantajista" y de "chulería" al recordarle la importancia de contar con su grupo municipal -el que posee más concejales- para aprobar el Presupuesto.

A principios de esta semana, de nuevo el portavoz del PP hacía gala de la "oposición constructiva" al presentar "un modelo de ciudad" basado en 16 propuestas con las que mejorar Sevilla. Era otra mano tendida al alcalde y otro intento de marcar la agenda política. Una estrategia que continuó ayer con la primera reunión entre los representantes de la Delegación municipal de Hacienda y la comisión "negociadora" creada en el grupo popular para acordar las cuentas de 2018. Fue la gota que colmó el vaso de la paciencia en las filas de Ciudadanos, que hasta ahora había presumido de tener la llave para que los Presupuestos salieran adelante.

Millán basó en su ataque en aspectos formales. "No ha presentado ni una sola enmienda", aseguró el portavoz de C's, quien calificó de "irresponsabilidad y una metedura de pata monumental" el presupuesto alternativo del PP, ya que la Intervención municipal -como advirtió- ha avisado de que esta figura no se recoge en la legislación, que sólo contempla la enmienda. Desde el PP se defiende que lo propuesto se presentó en el registro municipal y supone una enmienda a la totalidad. Una explicación que no convence a Millán, quien alertó de que la maniobra del principal partido de la oposición "puede dejar a la ciudad sin Presupuesto o en manos de la izquierda radical". "El único proyecto de cuentas para 2018 es el del acuerdo entre PSOE y Ciudadanos. Las demás aportaciones de los grupos girarán en torno a esto", se arrogó el portavoz de la formación naranja.

Fuentes de este partido aseguraron ayer a este periódico que hoy se ha convocado una junta de portavoces para analizar "cómo se sale del embrollo ante el patinazo del PP por no haber presentado enmiendas al Presupuesto".

Las declaraciones de Millán fueron respondidas de inmediato por su homólogo en la bancada del PP, que subiendo el tono de la discusión calificó de "celos políticos" la intervención del portavoz de C's. La pugna por alcanzar el acuerdo con el PSOE queda más que evidente. Es más, Beltrán Pérez considera "histórica" la negociación entre los socialistas y los populares. "Sevilla necesita un presupuesto que recoja los intereses de la ciudad", incidió el líder de la oposición, que defendió que la propuesta de su partido se dio a conocer 10 días antes de que acabara el plazo de presentación de enmiendas.

Beltrán Pérez también quiso dejar constancia del nuevo rumbo tomado por su formación desde que él accedió a la portavocía. Una manera de hacer valer su perfil político de cara a la designación de candidatos que, con toda probabilidad, se llevará a cabo durante el actual trimestre. "Tras años de exclusión del PP, desde la responsabilidad, nos ponemos a disposición para una negociación sobre el Presupuesto, que queremos que quede condicionado por el contenido alternativo que hemos presentado", defendió Pérez, quien no se detuvo ahí, sino que fue a más y puso el dedo en la llaga de Millán: "Ciudadanos ha perdido protagonismo en la gestión presupuestaria y pretende recuperarlo ahora torpedeando el proceso de negociación". Y por si fuera poco, acabó su intervención refiriéndose al grupo naranja con frases como éstas: "Millán está comenzando a hacer el ridículo y ha rozado el insulto al PP diciendo que no hemos presentado enmiendas". O ésta otra en la que deja clara -o eso intenta- la supremacía de los populares en el centroderecha sevillano: "El PP tiene vocación de gobierno y Ciudadanos tiene vocación de muleta del PSOE".

Desde el PP, además, se defiende la validez del presupuesto alternativo presentado. Para ello, ironizan con el proceso presupuestario, que la Justicia anuló en 2016. "Desde el PP no se quiere llegar a abril otra vez sin cuentas y hay voluntad política", reiteran desde las filas populares.

El enfrentamiento entre ambos partidos se produce el día en que tuvo lugar la primera reunión entre concejales del PP y representantes de la Hacienda local para llegar a acuerdos en el Presupuesto. El edil popular, Rafael Belmonte, adelantó que el gobierno ve "factible" la venta del edificio de la Gavidia durante el presente ejercicio, una operación que el principal partido de la oposición defiende que ha de incluirse en la partida de ingresos. "Parece que el bloqueo de este proyecto comienza, al fin, a ver la luz", aseveró Belmonte.

Y en todo este rifirrafe, el gobierno local permanece mudo. Nadie del equipo de Espadas pronunció ayer una palabra. El pulso entre los populares y Ciudadanos por aliarse con el PSOE se observa con prudencia desde la Alcaldía, que ha encontrado en esta pugna por hacerse con la hegemonía del centroderecha la oportunidad de encontrar un gran respaldo a las cuentas municipales y no verse condicionado por los grupos de izquierda, a los que debe su gobierno en minoría. Son las consecuencias de la disputa que el PP y C's protagonizan, a nivel nacional, desde las elecciones catalanas y que ha llegado al Ayuntamiento hispalense.

 
Informacion