promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

31

Ene

2018

VECINOS DE NERVIÓN, ATEMORIZADOS POR LA AMENAZAS DE LOS OKUPAS PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 26/1/2018

M.J.M.

La tensión va en aumento entre los propietarios y los okupas que residen en el edificio Pinillos de la calle Padre Méndez Casariego, cerca de la estación de Santa Justa.

Suciedad, basura, malos olores, insultos, amenazas de muerte, gritos, peleas, violencia de género o negocios ilegales son algunos de los problemas a los que se enfrentan cada día los vecinos de la zona desde hace más de 9 años, hasta el punto de que muchos temen por su seguridad.

La ocupación ilegal llevada a cabo en su mayoría por inquilinos rumanos de etnia gitana se dedican además a extorsionar a familias vulnerables realquilando o revendiendo pisos sin tener la titularidad de los mismos.

Entre las calles Padre Méndez Casariego, Luis Cadarso, Lope de Vega y Júpiter se encuentran las viviendas de Pinillos que forman un edificio que goza de protección patrimonial. Los primeros planos aparecen fechados en 1920 y fue la única plasmación empírica de aplicar en Sevilla el concepto de ensanche con manzanas cuadradas y patios interiores, al igual que sucediera en Barcelona.

 

En el inmueble residieron ingenieros y arquitectos que participaron activamente en la Exposición Iberoamericana del 29. Pinillos se divide en dos parcelas simétricas y cuenta con un patio interior común que en la actualidad sirve de vertedero.

El inmueble fue vendido tras la muestra internacional y, hoy en día, una de las parcelas pertenece a la inmobiliaria Tempa, en la que buena parte de sus viviendas están ocupadas ilegalmente. La otra estaba habitada por propietarios en regla hasta hace un año cuando empieza a sufrir los efectos de los okupas.

«Asustas viejas»
«Siempre hemos tenido okupas antisistemas, gente pacífica que no planteaba nigún problema de convivencia. Pagaban la luz, el agua e incluso limpiaban el patio. El problema vino cuando llegaron los rumanos en 2009. Esto fue el principio del fin», denuncia una vecina a este periódico, quien prefiere no revelar su identidad por las represalias que pueda sufrir ella, su familia o su inmueble.


«No llegaron de forma casual. Pensamos que Tempa los introdujo para que los pocos propietarios que pagamos la hipoteca, impuestos y gastos corrientes nos marcháramos cansados de la situación y la inmobiliaria pudiera especular», afirma, mientras que confiesa que vive con miedo.

«Los okupas rumanos son dueños del edificio, del patio y de las calles. Se ponen a jugar a los dados en plena calzada y si vas con el coche no puedes pasar. Los niños se ponen a aparcar los coches y encima se te echan encima si les dices algo. Te provocan cuando paseas con tu perro. No hay derecho».

Otro vecino, que también prefiere mantenerse en el anonimato, explica que esta situación la han denunciado en numerosas ocasiones en el Distrito Nervión y han llamado a la Policía Local y Nacional. Critican «el vacío legal» que hay para actuar contra este tipo de personas y piden al Ayuntamiento que intervenga. «Hay un derecho a la vivienda, pero también un derecho a vivir sin miedo».

A Pleno este viernes
El Pleno del Ayuntamiento de Sevilla, convocado este viernes en sesión ordinaria, analizará, entre otras cuestiones, la ocupación ilegal de viviendas en la ciudad y desde Ciudadanos se propondrá que se palíen los conflictos derivados de los okupas del edificio Pinillos.

 

Además, el líder de la formación naranja apuesta por reforzar la presencia policial en la zona, mientras se «soluciona» la situación y plantea la intervención de Asuntos Sociales para que «las familias más vulnerables tengan una vivienda».

Por su parte, fuentes municipales en referencia al conflicto, aseguran que el Distrito Nervión ha estado en permanente contacto con los vecinos de Pinillos, «siempre dentro de las competencias municipales y del marco legal, ya que se trata de una propiedad privada».

 
Informacion