promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

21

Feb

2018

UNA PLAZA EN LA CID PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 19/2/2018

JUAN RUESGA

Hace más de veinte años, en 1994, por encargo del Ayuntamiento de Sevilla diseñamos una exposición sobre el Prado de San Sebastián. El tema central de la exposición era determinar de una vez y para siempre, si era posible, los límites del Prado de San Sebastián. Después del concurso de ideas convocado por el Colegio de Arquitectos en 1984 había quedado claro que el Prado debía ser un espacio unitario y de carácter público. Un recinto definido frente a la ciudad, de un cierto carácter simbólico, ajardinado, y compatible con usos lúdicos. Y se consiguió.

Se levantaron las calles diseñadas para la urbanización residencial planeada en los años cuarenta por la empresa inmobiliaria Sairu, de las que se edificaron las manzanas de la calle Diego de Riaño y el resto fueron las calles de la Feria de Abril durante décadas. Y se plantó un jardín arbolado que ya es un frondoso respiro en la ciudad.

Junto a esa idea principal, planteamos la opción de unir peatonalmente la antigua Fábrica de Tabacos con el proyectado jardín del Prado. Mediante un paso inferior que uniera Menéndez Pelayo y la avenida de María Luisa por debajo de la pasarela y el Cid. Daba lugar a un espectacular nuevo espacio para la ciudad, que venía a ser una nueva Plaza Nueva con estatua ecuestre y todo. ¿Se imaginan el resultado? Árboles, jardines, arriates, bancos, farolas y bellos pavimentos como en la Plaza Nueva. Y todo ello presidido por la rotunda estatua ecuestre de bronce del Cid Campeador, realizada por Anna Hyatt Huntington e instalada en 1927 sobre un magnífico pedestal diseñado por el arquitecto Vicente Traver, por entonces responsable de las obras finales de la Exposición Iberoamericana y del Casino y Teatro Lope de Vega.

El monumento al Cid presidió la entrada de la exposición, frente al parque. Pero la idea de la peatonalización y ajardinado de la explanada del Cid no cuajó. Ha pasado mucho tiempo y vuelvo a proponer la unión de la Fábrica con el Prado de San Sebastián, mediante una plaza arbolada y ajardinada, con la estatua del Cid en medio. Como idea de fuerza, con paso inferior o sin él. De entonces ahora la ciudad ha cambiado.

Ya no hay coches en la Avenida, Puerta de Jerez y calle San Fernando. Muchos kilómetros de carril bici y mejor transporte colectivo que entonces. Sevilla tiene Metro, aunque sólo sea una línea por ahora. Y pronto más, esperamos.

Esta idea, como primer paso de un fuerte arbolado y ajardinado de todo el entorno del Prado de San Sebastián, desde la Puerta de Jerez hasta la Plaza de España y desde los Jardines de Murillo hasta el paseo de Delicias, fue presentada en una jornada organizada por Iniciativa Sevilla Abierta, con ocasión de debatir la propuesta del Ayuntamiento de presentar la candidatura de Sevilla para ser elegida Capital Verde Europea 2020. Estoy convencido de que el fuerte valor simbólico del Prado de San Sebastián como espacio libre desde sus orígenes de tejido comunal hasta hoy en día contribuirá con fuerza a esa candidatura, al ser un emblema de la voluntad de Sevilla de sumarse a las ciudades verdes europeas. El Prado siempre retorna.

 
Informacion