promo

Lun

12

Mar

2018

MARQUÉS DE CONTADERO NO SE PUEDE LICITAR PORQUE NO ES AYUNTAMIENTO PDF Imprimir E-mail
Paseo Marques de Contadero

ABC SEVILLA / 1/3/2018

ALBERTO GARCIA REYES

Se presupuestó la obra en 4,2 millones de euros y luego se aprobaron dos sobrecostes que elevaron su precio a 5 millones. Y tras un largo periplo de desfases, el Ayuntamiento se ha encontrado con que no puede aprovechar el nuevo Centro Turístico de Marqués de Contadero porque el edificio no es de su propiedad. Concretamente, el titular del inmueble es el Ministerio de Hacienda, que actualmente lo tiene cedido a la ciudad a través de una concesión administrativa que termina en 2025. Pero la obra se planificó sin tener en cuenta este detalle, por lo que los dos grandes proyectos previstos para este espacio —el Centro de Interpretación de la Tapa y el de Flamenco— no pueden licitarse porque sólo se podría firmar una concesión por seis años y en ambos casos es necesaria una inversión superior a los tres millones, por lo que las empresas ofertantes no podrían amortizar su apuesta.

Por lo tanto, el gobierno de Juan Espadas tiene una patata caliente entre sus manos que sólo puede resolver de una manera: logrando que Hacienda done definitivamente a Sevilla el espacio. Mientras esto no ocurra, el futuro de ese edificio recién estrenado será pura incertidumbre.

El Plan Turístico, un organismo compuesto por la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento y las asociaciones de empresarios, incluyó este proyecto en su calendario desde que se fundó en octubre de 2006. Durante una década, todos los responsables del plan han trabajado en el diseño del nuevo espacio de Marqués de Contadero sin tener en cuenta que la concesión de Hacienda expiraba en 2025 y que, por lo tanto, la inversión que se hiciera en ese inmueble revertiría al Estado, concretamente a la Dirección General de Patrimonio, que es la propietaria del bien. En el proyecto definitivo se acordó que habría una zona central dedicada a la recepción de turistas y a albergar las oficinas del Consorcio de Turismo —cuando éste se liquide seguirá funcionando allí la empresa pública que le sucederá—, mientras que los espacios laterales albergarían dos proyectos gestionados por manos privadas a través de una concesión administrativa.

 

Por un lado se instalaría el Centro de Recepción de la Tapa, que está acordado con la Asociación de Hostelería de Sevilla. Por otro lado, se pretendía impulsar un espacio dedicado al flamenco por el que se han interesado varios empresarios, aunque el Ayuntamiento ya llegó a un principio de acuerdo durante al anterior mandato con la Fundación Cristina Heeren.

En todo caso, ambas iniciativas requieren una inversión de al menos tres millones de euros cada una para adaptar las instalaciones a sus necesidades. Por lo tanto, la idea del Plan Turístico era licitar una concesión a 30 años, un periodo suficiente para rentabilizar la inversión. Pero el interventor municipal ha parado el concurso al detectar que a partir del año 2025 este inmueble volverá a manos del Ministerio de Hacienda, un dato en el que no había reparado nadie. Por lo tanto, la concesión sólo puede hacerse por seis años, un plazo que no interesa a ningún empresario. Pero, además, el Ayuntamiento tiene que resolver esta situación cuanto antes porque sus dependencias turísticas, que se acaban de trasladar allí, tendrán que mudarse otra vez si no se llega a un acuerdo.

 
Informacion