promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

16

Abr

2018

PATRIMONIO APRUEBA LAS OBRAS DE URGENCIA EN LA CAPILLITA DE SAN JOSÉ PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 5/4/2018

DIEGO J. GENIZ

Luz verde a las obras de urgencia en la Capillita de San José. La Comisión Provincial de Patrimonio, órgano dependiente de la Junta, ha autorizado la intervención en este templo, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y uno de los principales exponentes del barroco sevillano. Este permiso era una condición indispensable para que la Gerencia de Urbanismo otorguara la licencia para los trabajos, que comenzarán en el momento en el que se reúnan todos los requisitos legales. La intervención está valorada en cerca de 120.000 euros, una cantidad en la cual el Ayuntamiento podría colaborar con hasta un 80% de financiación, porcentaje que queda a expensas del informe que elaboren los servicios jurídicos de la Intervención municipal. El resto lo aporta la comunidad capuchina, propietaria del templo.

"Por nosotros, comenzábamos el próximo lunes". Con estas palabras se refería fray Eduardo Rodríguez Márquez, guardián del convento de capuchinos, al interés de la orden titular del templo por el inicio de unas obras con las que se frenará el avanzado deterioro de las pinturas y del forjado. Se trata de la primera fase de una restauración más ambiciosa y para la que ya se busca financiación estatal.

La comisión de Patrimonio, presidida por el delegado territorial de Cultura, José Manuel Girela, ha informado recientemente de forma favorable sobre el proyecto de ejecución y reparación estructural, así como de la consolidación de las pinturas murales de este templo, que fue declarado monumento histórico-artístico nacional en 1912.

Para esta intervención, el Ayuntamiento puso como condición previa que el templo pasara la Inspección Técnica de Edificios (ITE), lo que reveló, además del deficitario estado de las pinturas, las pésimas condiciones en las que se encuentra el forjado. De esta forma, se inició el trámite para otorgar la licencia de obras por parte de la Gerencia de Urbanismo, un permiso que requería del visto bueno dado por Patrimonio. El proceso a partir de ahora se acelera. Según fuentes municipales, "la licencia de la comisión ejecutiva de Urbanismo no ha de tardar mucho tiempo en llegar".

La autorización de Urbanismo resulta esencial, además, para otro aspecto importante de la restauración: la financiación. El gobierno de Espadas se comprometió en 2017 a colaborar económicamente con estos trabajos. Una aportación prevista en la partida de 250.000 euros que hay reservada en los Presupuestos de este año para que desde la administración local se ayude a entidades privadas en la restauración del patrimonio, como ocurre en este caso.

Sin embargo, la colaboración aún no está por completo definida. Su tramitación comenzará cuando Urbanismo haya dado a la orden capuchina la licencia para la restauración. Luego habrá que acudir a los servicios jurídicos de la Intervención municipal, que serán los que establezcan "cómo y cuánto" se aporta a la Capillita de San José. "La intención inicial es llegar al 80% del coste, pero todo dependerá del presupuesto real de los trabajos y de lo que diga la Intervención", aclaran fuentes municipales, que inciden en que se quiere evitar situaciones precedentes, como la polémica suscitada durante el mandato de Zoido, cuando se buscó financiación para colaborar con la restauración de Santa Catalina a través de la empresa metropolitana Emasesa. "Con una partida presupuestaria ya reservada, evitamos, en principio, cualquier problema", añaden desde el Ayuntamiento.

El proyecto de restauración fue redactado por el arquitecto Lucas Espinosa. En él se especifica que los trabajos persiguen "recobrar las condiciones físicas de los estratos originales que están amenazados con un desprendimiento inmediato en todos los conjuntos de las pinturas murales". Por tal motivo, será necesaria antes la limpieza superficial, ya que sería "contraproducente" su consolidación para una futura limpieza. La restauración también incluye la sustitución de los forjados, los cuales fueron realizados a principios del siglo XX con vigas de hierro que se han oxidado y partido.

 
Informacion