promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

24

May

2018

UNA SOMBRA DE 740 METROS PARA MARQUÉS DE CONTADERO PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 4/5/2018

MANUEL RUESGA

Una pérgola con velas de quita y pon, y jardineras con abundante vegetación. Ésta ha sido la solución adoptada por los técnicos de la Gerencia de Urbanismo para acabar con la plaza dura que quedó en el Paseo Marqués de Contadero tras la reurbanización realizada para construir el Centro Integral de Atención al Visitante. La sombra será de 740 metros cuadrados. El proyecto se encuentra a la espera de un informe favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, que debe pronunciarse al encontrarse esta gran losa de cemento a escasos metros de un Bien de Interés Cultural (BIC) como la Torre del Oro.

 

"El espacio será más amable, refrescante, e incluso atractivo. Era una demanda ciudadana", apuntó Antonio Muñoz, delegado de Hábitat Urbano. El proyecto contempla la instalación de tres pérgolas longitudinales que servirán de apoyo para las velas. Cada tramo de la estructura metálica contará con unas dimensiones de 56 metros de largo, 4,4 metros de ancho, y tres metros y medio de altura en sus bandejas superiores, que son las que servirán para dotar de sombra a esta zona junto al río Guadalquivir. La instalación de las pérgolas cuentan con una partida estimada de 110.000 euros. 48 serán las jardineras colmadas de vegetación tras una inversión que llegará a los 26.800 euros. La Gerencia espera el visto bueno de Patrimonio para sacar la licitación a concurso. La cubierta del Centro Integral de Atención al Visitante seguirá sin sombra este verano.

 

Urbanismo entiende que en el paseo no es viable la instalación de fuentes o estanques ornamentales, porque la carga aumentaría en 100 kg/metro cuadrado por cada 10 centímetros de lámina de agua, ni la plantación de árboles. Añade que tampoco es conveniente emplear suelos terrizos, naturales o de albero. Y concluye que la cercanía de un monumento BIC exige un tratamiento discreto en estos espacios.

La obra del Centro Integral de Atención al Ciudadano ha generado importantes críticas por su ejecución material y por la total ausencia de sombra, bancos o agua. El nuevo Paseo Marqués de Contadero, que se ha remodelado para construir el Centro Integral de Atención al Visitante, se ha convertido en la nueva plaza dura de la ciudad. Este periódico visitó hace un año el lugar para hacer mediciones de temperatura del aire y los materiales y las radicaciones ultravioletas con el profesor Enrique Figueroa, catedrático de Ecología de la Universidad de Sevilla; y Rafael Llácer, geógrafo, arquitecto técnico, profesor de la Escuela de Arquitectura y gran conocedor del paisaje urbano de la ciudad.

La visita a Marqués de Contadero se realizó entre las 12:30 y 14:00. Según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología, ese día se registró en Sevilla una temperatura máxima de 35,9 grados y el índice ultravioleta máximo fue de 8, considerado muy alto. Estos valores resultaron muy superiores en Marqués de Contadero. Las barandillas de aluminio de las rampas que conectan los niveles del paseo estaban a una temperatura de 42 grados.

Los edificios sin inaugurar del Paseo de Marqués de Contadero estrenaron el pasado noviembre paredes de acero contra el vandalismo. Las finas paredes instaladas provisionalmente en los espacios que se dedicarán a promocionar el flamenco y la gastronomía que fueron destrozadas en distintas acciones nocturnas a mitad de septiembre fueron sustituidas por una chapa para garantizar la seguridad y conservación de estas instalaciones del Consorcio Turismo de Sevilla. El nuevo revestimiento utilizado es una chapa plegada de acero galvanizado y lacado en color blanco con un espesor de 0,5 milímetros. Está fijada a unas placas de yeso laminado que se encuentran reforzadas con unos tubos de hierro de 40 por 40 milímetros con una inclinación de 45 grados y machiembrado de placas a refuerzos y entreplacas. La fachada renovada cubre 935 metros cuadrados tras una inversión de 21.767 euros (IVA incluido).

El Centro de Atención Integral al Visitante ha estado marcado por la polémica desde el comienzo de su construcción. El Ayuntamiento rechazó hasta en tres ocasiones la recepción de los trabajos y tuvo que aumentar el presupuesto.

 
Informacion