promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

24

May

2018

URBANISMO RECHAZA LEGALIZAR UNA CARPA EN LOS JARDINES DE RÍO GRANDE PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 16/5/2018

MANUEL RUESGA

La Gerencia de Urbanismo ha rechazado legalizar la instalación de una carpa en los jardines del restaurante Río Grande. Los técnicos detallan en el expediente que se ha denegado la licencia solicitada por la propiedad del complejo hostelero para el desmontaje de la estructura existente que sirve para fijar la cubierta de lona. En ese mismo permiso también se solicitaba la sustitución de la carpa por otra nueva en la zona verde de la parcela enclavada en el número 69 de la calle Betis. Además del rechazo de la Gerencia, estos trabajos cuentan con un informe desfavorable de la Comisión Local de Patrimonio Histórico.

Con el objetivo de convertirlo en un referente. La sociedad inversora Faeton Capital, vinculada al conocido empresario sevillano Miguel Gallego adquirió a principios del pasado noviembre el restaurante Río Grande, ubicado al pie del Guadalquivir, y justo frente a la Torre del Oro. Los nuevos propietarios del complejo hostelero tienen previsto invertir una importante cantidad de dinero durante los próximos tres años, entre dos y cuatro millones de euros, para modernizar las instalaciones actuales y convertir Río Grande en un complejo de primer nivel internacional y un referente gastronómico dentro de la ciudad de Sevilla.

 

UNA SOCIEDAD INVERSORA COMPRÓ EL RESTAURANTE PARA CONVERTIRLO EN UN REFERENTE DE LA CIUDAD

La compañía que ha adquirido el restaurante explicó que no gestiona las actividades que se desarrollan en los inmuebles que son de su propiedad, por lo que cederá, mediante un arrendamiento, la gestión del espacio a operadores profesionales del sector. Para su puesta en funcionamiento, realizará la fuerte inversión con el fin de modernizar y optimizar las instalaciones actuales. Los nuevos propietarios de la parcela también aseguraron que se mantendrán los puestos de trabajo.

Faeton Capital es un vehículo inversor creado por varias empresas familiares que tiene como objetivo adquirir y promocionar bienes inmuebles de categoría superior en sectores de gran impacto económico, vinculados al turismo, el ocio, la restauración y los eventos. Río Grande era propiedad hasta ahora de la empresaria sevillana María del Carmen García Sánchez, actualmente imputada en la pieza de los ERE en la que se investigan las ayudas concedidas por la Junta al restaurante para la extinción de puestos de trabajo.

 
Informacion