promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

24

May

2018

PRIMEROS PASOS PARA LA SEGUNDA FASE DE LA MURALLA DE MARCHENA PDF Imprimir E-mail

CORREO DE ANDALUCÍA / 23/4/2018

MARÍA MONTIEL

El Ayuntamiento de Marchena ha iniciado el expediente de expropiación para continuar con la restauración de la muralla almohade de la villa ducal en su segunda fase. En el pasado pleno municipal, la corporación aprobaba el expediente de expropiación que afecta a cinco propiedades: tres naves y dos viviendas en estado de ruina.

Las tres naves de propiedad privada se encuentran a pie de la carretera de Carmona y las dos viviendas se sitúan junto a los jardines del Palacio Ducal. Mientras las naves influyen directamente a la restauración de la segunda fase de la muralla, las viviendas afectarían, una de ellas, a la restauración del Palacio Ducal y, la otra, situada junto a la Puerta de Sevilla, conectaría con las explanadas de Santa María.

Una vez que las propiedades sean embargadas, según el valor catastral de las mismas, se realizará el proyecto arqueológico para continuar con las actuaciones. Después de la demolición, el siguiente paso será la restauración de la muralla almohade de Marchena.

Según manifiesta la alcaldesa, María del Mar Romero, «con este paso se ha aprobado la necesidad de expropiar estas cinco parcelas. Cuando se realicen las demoliciones, irá el proyecto arqueológico».

Tras el nuevo varapalo del Gobierno central al no incluir las obras de la muralla en las partidas beneficiadas del 1,5 por ciento destinado a la conservación del Patrimonio Histórico Español, el Ayuntamiento ha decidido continuar con la restauración del rico patrimonio local a través de fondos propios, concretamente del remanente de tesorería. El montante de la actuación enviada al Ministerio rondaba los 1,3 millones de euros.

De esta manera se propone continuar con la consolidación del recinto amurallado ampliando las actuaciones hasta la zona del Tiro de Santa María. En septiembre de 2016 comenzaron las obras de restauración por parte de la empresa Tragsa. Las primeras fases, centradas en el movimiento de tierras, han sido cruciales por la gran cantidad de material acumulado por el deterioro de la muralla y arrastre de tierras de la zona interior de la muralla. Esos trabajos han permitido sacar a la luz edificaciones como una nueva torre de la que se desconocía su existencia, una escalera que unía dos planos o edificaciones del siglo XVI realizadas por los señores de Arcos. La intención es que «se vaya desarrollando todo el entorno y que dentro de una década podamos tener una zona turística, que cambiará la visión de Marchena», según la alcaldesa.

 
Informacion