promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

30

May

2018

LA BIBLIOTECA DE LA CALLE ALFONSO XII, SIN USO DESDE HACE 20 AÑOS PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 20/5/2018

ROCÍO MONTERO

Casi 20 años después de su cierre, el edificio de la biblioteca pública de la calle Alfonso XII continúa abandonado. Patrimonio de la Junta de Andalucía vincula su uso con el que tenga en el futuro el Palacio de Monsalves, en el que según la Consejería de Cultura, «se llevan a cabo de forma permanente las acciones de conservación que le corresponden».

En cuanto a la rehabilitación de ambos inmuebles colindantes, fuentes de Cultura indicaron que estos edificios son objeto del convenio suscrito entre la Junta de Andalucía y la Gerencia de Equipamientos de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte con fecha de 26 de julio de 2010, «para la ampliación de la sede del Museo de Bellas Artes de Sevilla, aún no ejecutado por parte del Gobierno central». «Por tanto -agregaron-, la rehabilitación de ambos espacios forma parte de un compromiso muy necesario y pendiente del Ejecutivo estatal con Sevilla».

La antigua biblioteca pública del Estado, que la Administración central compró a la Compañía Sevillana de Electricidad en 1972, cerró sus puertas en 1999 tras la apertura de la biblioteca Infanta Elenajunto al Parque de María Luisa. El edificio pasó a engrosar el patrimonio de la Junta cuando el Consejo de Gobierno autorizó en 2003 la permuta del Colegio San Agustín de Málaga, que pasó a depender de la Administración central y la biblioteca se incorporó al conjunto del Palacio de Monsalves.

 

La biblioteca tiene una superficie de 3.475 metros cuadrados distribuidos en tres plantas, con semisótano y ático sobre rasante. Junto al Palacio de Monsalves constituía una oportunidad para albergar usos públicos en el Casco Histórico de la capital. De hecho, el documento de aprobación inicial del Plan General de Ordenación Urbanística señalaba a ambos edificios como equipamiento sociocultural y no administrativo. No obstante, la Junta, tras asumir la propiedad del edificio, planteó inicialmente su dedicación a usos administrativos, en contra de lo proyectado por el PGOU.

El Palacio de Monsalves, que fue la primera sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, ha tenido usos administrativos desde entonces. Según han confirmado a este periódico fuentes de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, este inmueble está adscrito a la Consejería de Cultura por Resolución de 22 de marzo de 2006 de la Dirección General de Patrimonio para su destino a ampliación del cercano Museo de Bellas Artes.

Sin partidas

La reforma del conjunto museístico se ha convertido en una continua confrontación entre la Junta de Andalucía y el Gobierno central desde hace más de una década. A pesar de que existe incluso un proyecto técnico redactado en 2005 y avalado por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura para acometer su remodelación, las partidas presupuestarias no llegan a la segunda pinacoteca de España.

El Bellas Artes es un museo de titularidad estatal y de gestión autonómica, lo que ha provocado que los dos partidos mayoritarios en los gobiernos central y autonómico, PSOE y PP, se hayan acusado mutuamente de forma reiterada del «olvido o castigo»al que está sometido el antiguo Convento de la Merced de la plaza del Museo. La falta de acuerdo se ha producido hasta cuando en 2004 en ambas administraciones gobernaban los socialistas, con Carmen Calvo, exconsejera y luego ministra de Cultura.

Desde la reforma del edificio (1984-1993) se insiste en las necesidades espaciales del museo para abordar una oferta competitiva de Sevilla respecto a los museos de otras ciudades españolas. No fue hasta 2007 cuando se establecieron las bases para la creación de un consorcio para acondicionar el Palacio de Monsalvescomo anexo al Museo de Bellas Artes, con la participación de la Junta y el Ministerio de Cultura del Gobierno de Zapatero, y acometer, de esta forma su ampliación.

Un informe del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (Iaph) señala que la incorporación del Palacio de Monsalves al museo supondría su ampliación en 2.700 ó 2.800 metros cuadrados útiles, que se sumarían a los 6.000 metros cuadrados del recinto actual. Según su diagnóstico, «si relacionamos el antiguo Convento de la Merced con la colección barroca del museo, el Palacio de Monsalves se identifica como edificio idóneo para mostrar la creación artística del cambio del siglo XIX al siglo XX, momento en que se realiza la reforma integral del edificio».

Aunque la Consejería de Cultura defiende que acomete «regularmente actuaciones de mantenimiento y mejoras» en los dos edificios integrados en el Palacio de Monsalves, una edificación reformada a principios del siglo XX por el arquitecto sevillano Aníbal González para la familia Sánchez Dalp, lo cierto es que dos décadas después del cierre de la biblioteca, el edificio sigue vacío. Desde entonces, muchas han sido las voces que han demandado un uso efectivo, cívico y cultural para la biblioteca. El propio Ayuntamiento de Sevilla llegó a solicitar su cesión para usos culturales.

Su origen fue la calle Rioja en 1959

La originaria Biblioteca Provincial de Sevilla se ubicaba en un edificio de la calle Rioja, número 25, en la sede de la Real Sociedad Económica de Amigos del País. Allí albergó los fondos bibliográficos locales entre 1959 y 1972. Ese año se mudó a la calle Alfonso XII, 19, donde permaneció 27 años ofreciendo servicios bibliotecarios y salas de estudio entre 1972 y 1999, cuando se trasladó a la avenida de María Luisa, número 8, con el nombre de Infanta Elena. Los estudios señalan la primera biblioteca pública sevillana en el convento de San Acacio -hoy sede del Real Círculo de Labradores-, hasta la creación de la primera biblioteca, construida en 1954 e inaugurada en 1959.

 
Informacion