promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

11

Jul

2018

RETOMAN EL PROYECTO PARA CUBRIR EL AUDITORIO DE LA CARTUJA PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 23/06/2018

EDUARDO BARBA

El auditorio de la Cartuja, que lleva el nombre de Rocío Jurado, ha retomado un viejo proyecto vinculado a esta infraestructura de la ciudad prácticamente desde que terminara la Exposición Universal de 1992, acontecimiento para el que se construyó: colocar un techo de manera que pueda usarse en todas las épocas del año. Así lo expuso a este periódico el director de TCM Audiovisión, Francisco Bustamante, quien explicó que mantiene esa idea desde hace varios años a la espera de que las admistraciones, en este caso el Ayuntamiento, se decidan a afrontar esta importante inversión para el recinto, que se construyó sin cubierta para albergar conciertos durante la Expo, de abril a octubre. Pero como ha resultado inviable contar con fondos públicos para afrontar un proyecto así, TCM se ha decidido a buscarlos en la iniciativa privada.

Después de varios contactos iniciales, hace sólo unos días Bustamante mantuvo una fructífera reunión con un grupo de inversores que han mostrado interés en el proyecto para cerrar el auditorio, que ya está diseñado y supondría un montante de entre cuatro y cinco millones de euros. TCM confía en que se va a avanzar en ese sentido y que se podría cerrar en breve el acuerdo para financiar esta obra, que quedaría a expensas de que el Ayuntamiento —propietario del edificio— diera su visto bueno y ampliara el contrato de concesión administrativa a la empresa de eventos y de infraestructuras audiovisuales. La compañía mantiene la explotación del auditorio desde enero del año 2002 mediante un convenio de arrendamiento de 150.000 euros de canon anual y ya por aquel entonces el asunto del cerramiento superior estaba sobre la mesa para poder sacarle mayor partido a esta instalación.

Según los cálculos que ha realizado TCM, colocar la cubierta al auditorio supondría que el aforo pasara de las actuales 8.000 personas a algo más de 10.000. Pero, sobre todo, poder programar eventos durante todo el año y no tener que parar de octubre a marzo, como ocurre actualmente al carecer de cerramiento que proteja del mal tiempo. Eso obliga a que sólo puedan aprovecharse algo menos de la mitad de los fines de semana del año y que se puedan organizar menos conciertos. Este año son 19 usando prácticamente todas las semanas en que está abierta la instalación, «pero con un auditorio de 365 días al año de uso se podrían organizar muchísimos más y sacarle al auditorio una rentabilidad que ahora mismo no tiene, aunque esté funcionando muy bien, cada vez mejor, y sea el mejor lugar para conciertos de la ciudad. Precisamente porque se construyó para eso».

 

Bustamante confía en que en los próximos meses pueda concretar esa inversión y en que el Ayuntamiento respalde la operación con la ampliación y las especificaciones necesarias en el contrato de arrendamiento que ahora mismo une a ambas partes. «El Ayuntamiento siempre ha estado muy a favor de esta propuesta, está encantado con la idea, pero afrontarla económicamente no era fácil. Ahora es posible que nosotros podamos hacerlo, con lo que no podemos esperar otra cosa del Ayuntameinto más que apoyo», expuso el director de TCM, que subrayó «lo mucho que se revalorizará el recinto si se cubre» y «todos los gastos que se evitarían por el deterioro que supone el aire libre».

 
Informacion