promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

12

Jul

2018

EL RIESGO DE DESPLOME DE CASCOTES OBLIGA A RESTAURAR UN INMUEBLE REGIONALISTA PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 19/06/2018

MANUEL RUESGA

Entre el abundante legado que dejó Juan Talavera y Heredia en la ciudad se encuentra un inmueble regionalista que asoma en una de las esquinas de la Alameda de Hércules. Hace unas semanas cayeron algunos cascotes a la altura del número 44 de la calle Amor de Dios, lo que obligó a los Bomberos a intervenir para evitar males mayores. Ahora la Gerencia de Urbanismo ha ordenado a la propiedad de la finca (que cuenta con un grado de protección parcial en grado 1) la ejecución de medidas urgentes de seguridad.

Entre esas medidas exigidas por los técnicos de la Gerencia se encuentra la revisión de los revestimientos continuos de las fachadas del edificio, incluyendo el torreón, los pretiles de la azotea y los cerramientos laterales y traseros. El trabajo incluye la detección y picado de las zonas sueltas y dañadas, y nuevo revestimiento y acabado de las zonas saneadas y descarnadas con similares características a los preexistentes.

 

LOS TÉCNICOS ABRIERON EL EXPEDIENTE TRAS INTERVENIR LOS BOMBEROS POR DESPRENDIMIENTOS

La restauración del edificio de viviendas construido en 1929 incluye la revisión de las cornisas, molduras, vuelos y pilastras de ladrillo, tanto visto como revestido, existentes en las fachadas. Los trabajos afectan al torreón y pretiles de la azotea, con la detección de los elementos dañados, la evaluación del estado de los materiales y la reparación mediante sustitución o tratamiento donde fuera necesario. La mejor solución será decidida por la dirección técnica de unas obras que cuentan con una presupuesto estimado de 31.224 euros (IVA incluido).

Una tercera medida consiste en la revisión de los revestimientos de azulejo que existen en el torreón de la esquina del edificio, con desmontado de los sueltos y dañados, y nuevo revestimiento y acabado de las zonas tratadas. Uno de los elementos más destacados del inmueble construido para Ramón María Ferrero de Andrade es el mirador de estilo neobarroco que combina el azulejo y el ladrillo con un toque oriental, similar al edificio que levantara tres años antes en la esquina de Pastor y Landero con Almansa. Los elementos a proteger de esta casa de viviendas del primer tercio del siglo XX son la fachada, la primera crujía, la escalera y la cubierta.

LOS TRABAJOS INCLUYEN LA RETIRADA DE LOS AZULEJOS SUELTOS EN EL MIRADOR DE LA FINCA

Este inmueble es una de las numerosas obras del arquitecto sevillano, entre las que destacan la casa de María Cháfer en la Plaza de San Francisco; la urbanización de la Plaza de Santa Cruz; el diseño de los Jardines de Murillo; el parque de Bomberos de San Bernardo; el consultado de Francia en la Plaza de Santa Cruz; el chalet Villa Enrique en Avenida de la Palmera; la casa Sanz Vinagera en la calle San Pablo (que ha perdido gran parte de sus elementos decorativos); el paso elevado de San Bernardo; la casa para Manuel García Montalbán en la calle Alfarería; la casa de viviendas de Dolores Sánchez en la esquina de Menéndez Pelayo con Demetrio de los Ríos; el edificio de viviendas para Manuel Pérez Salvador en la calle Villegas esquina con Francos; la fachada del Hotel Doña María en la calle Don Remondo; o el edificio de Telefónica enclavado en una de las esquinas de la Plaza Nueva.

 
Informacion