promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

16

Oct

2018

¿Una guerra por la titularidad o por el dinero? PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA. C. NAVARRO ANTOLÍN. 16.09.2018

Las plataformas laicistas centran sus reivindicaciones en los edificios que, precisamente, generan mayores ingresos económicos. El caso que mayor eco tiene es el de la Mezquita-Catedral de Córdoba, una ciudad donde hasta la alcaldesa socialista se ha mostrado a favor de la titularidad pública del templo. El Cabildo Catedral de Córdoba es probablemente el que mayor dinero mueve de todos los de España. Es una suerte de potencia económica, como prueba que tiene hasta capacidad para ahorrar y generar intereses financieros de gran cuantía. Baste un dato: hace muy pocos años presentó un cierre de cuentas donde los ingresos financieros fueron superiores al millón de euros. También se trata de un Cabildo que es todo un ejemplo de opacidad contable. Es muy difícil conocer unas cuentas que, verdaderamente, sorprenden por ciertos dígitos, muy superiores a los movimientos económicos de una Archidiócesis como la de Sevilla, y también por el destino que se da al dinero: el mantenimiento del patrimonio y toda la relación de causas sociales, caridad y solidaridad a las que se debe dedicar una institución eclesiástica.

En el caso de la Catedral de Sevilla, el pasado año movió 14,5 millones de euros, de los que 14,1 se deben a ingresos por servicios, una partida donde se incluye la recaudación por el cobro de la visita cultural (turística) al templo. El turismo es la gran fuente de ingresos del primer monumento de la ciudad. Supone el 97% de los ingresos.

La Catedral de Sevilla comenzó a ser rentable a partir de 1992, cuando se puso en marcha el modelo de la visita turística que ha llegado hasta hoy, una organización sistematizada y moderna que permite obtener unos ingresos que se reinvierten en obras de conservación del templo. Cuando el cardenal Amigo decidió hacer públicas las cuentas de la Diócesis también incluyó las de la Catedral. A partir de entonces, no han sido pocos los que se han fijado (algunos sesgadamente) en los recursos que genera el templo metropolitano, que no sólo permiten el mantenimiento de la Catedral, sino derivar dinero para la construcción de nuevos templos o costear restauraciones de otros edificios de titularidad eclesiástica. Ninguna plataforma laicista, que se sepa, se ha interesado hasta ahora por conventos en estado ruinoso o pequeñas ermitas.

 
Informacion