promo

Mar

16

Oct

2018

La esperada rehabilitación de la iglesia de San Laureano PDF Imprimir E-mail
Convento S. Laureano

DIARIO DE SEVILLA-MANUEL RUESGA-23.08.2018

Uno de los 30 espacios singulares de la ciudad que puso Juan Espadas en el escaparate para buscar colaboración privada con la intención de rehabilitarlo como equipamiento público tras una inversión de 1,1 millones fue la antigua iglesia de San Laureano. Antes de que aparezca una empresa interesada, al gobierno socialista no le ha quedado más remedio que realizar una obras de rehabilitación parcial a fin de garantizar las condiciones de seguridad, salubridad y ornato debido al mal estado de un inmueble que se encuentra entre las calles Alfonso XII y Goles. El plazo para la ejecución de las obras es de ocho meses y el presupuesto llega a los 264.904 euros (IVA incluido). El Ayuntamiento busca ahora contratista.

El proyecto elaborado por los técnicos del servicio de conservación de la edificación y paisaje urbano de la Gerencia de Urbanismo está encaminado a garantizar la estabilidad y seguridad de la antigua iglesia, eliminar las afecciones hacia los edificios colindantes, y cumplir las necesarias condiciones de ornato. La medida fundamental consiste en asegurar la correcta estanqueidad, lo que incluye tanto el buen funcionamiento de la cubierta (desde el punto de vista estructural) como la reposición de las carpinterías para evitar las filtraciones y la entrada de palomas.

Una vez garantizada la estanqueidad de la nave, los técnicos entienden que "resulta preciso proceder a reparar los daños apreciados en la estructura vertical, así como adoptar las medidas imprescindibles en cuanto a la reparación de acabados, de forma que se garantice la protección de los elementos constructivos, así como el deber de conservación en cuanto al ornato público se refiere". Tras reconstruir la cubierta, los operarios procederán a la reposición de las carpinterías de los huecos de la nave y al refuerzo de los muros de cerramiento. Asimismo será solada, ya que presenta una capa de albero como cubrición de las excavaciones arqueológicas efectuadas.

LOS TRABAJOS PRETENDEN GARANTIZAR LA SEGURIDAD Y ELIMINAR LAS AFECCIONES A LAS CASAS COLINDANTES

De cara a permitir con garantías el registro del inmueble y el posible uso esporádico del local resultante, se ejecutará una somera instalación eléctrica para iluminación y pequeños usos, así como una canalización perimetral enterrada donde se puedan ubicar algunas instalaciones provisionales elementales. En cuanto al espacio delantero conocido como el Jardinico Alto, los técnicos detallan que resulta necesario proceder al cegado de mechinales y retacado en las zonas descarnadas tanto en la fachada hacia la calle Barca como en la medianera de la calle Goles.

El siguiente paso de la esperada rehabilitación es un tratamiento general de las medianeras vistas tras la demolición de la construcción de la cabecera, garantizando tanto la seguridad como el debido ornato. Asimismo, se realizarán las adecuaciones necesarias para permitir la accesibilidad de la iglesia desde la calle Goles. Por último, se repasarán las fachadas para garantizar el ornato mediante picado de los enfoscados abofados o descompuestos; eliminación de morteros de cemento de reparaciones anteriores; retacado de las zonas de muro que resulte necesario: y la consolidación y restauración de las cornisas de un inmueble que dispone de una edificabilidad de 775 metros cuadrados.

El estado actual de la antigua iglesia (que cuenta con un nivel de protección B) se conoce tras un estudio realizado hace 14 años sobre el reconocimiento de patologías en la iglesia y la construcción aledaña actualmente demolida que ocupaba el lugar donde estaba situado el antiguo presbiterio que se cubría con la cúpula derruida a mediados del siglo XVIII. El documento recoge que las cerchas (que son las estructuras de la cubierta) presentan ataques generalizados de carcoma fina y gruesa. También se han producido pudriciones por hongos con pérdida de material en ocasiones importante.

El estado general de conservación de la cubierta ha empeorado. Desde el interior del templo se ven zonas con pérdidas de material en los tableros con las consiguientes humedades de filtración. Desde el exterior se aprecian importantes deformaciones tanto en el caballete de la cubierta como en los faldones con numerosas tejas rotas y desplazadas. Los muros presentan diversas grietas. Una última patología general destaca la falta de carpinterías, lo que provoca la entrada de agua y palomas.

 
Informacion