promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Vie

02

Nov

2018

La Junta y el Estado incumplen su compromiso de conectar por tren el aeropuerto de Sevilla PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA-EDUARDO BARBA-1.10.2018

En el apogeo del debate sobre los taxis y con un proceso judicial abierto por el uso que una asociación de este gremio ha venido haciendo de la parada del aeropuerto sevillano, la anunciada conexión ferroviaria desde la estación de trenes de Santa Justa hasta San Pablo se hace más necesaria que nunca como alternativa de transporte. Pero, como tantos otros de la ciudad, este proyecto también se demora de manera lamentable a pesar de que existen ya estudios y diseños que sólo habría que adaptar; y financiar, que es probablemente donde resida el dilema. El empuje principalmente de Ciudadanos (Cs) con esta cuestión, para la que promovió e impuso iniciativas en todas las administraciones de abajo hacia arriba (desde el Ayuntamiento al Gobierno central, pasando por la Junta de Andalucía) se ha encontrado con la lentitud en la tramitación por parte del PSOE, que ahora controla todos los escalafones del poder. Gracias a esas reclamaciones, Sevilla podría resolver la demanda histórica de la conexión ferroviaria con el aeropuerto, con la que ya cuentan otras grandes capitales como Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga o Alicante; e incluso un municipio de muchos menos habitantes como Jerez. Pero los tiempos no son los razonables.

A nivel municipal, nada más comenzar el mandato, en noviembre de 2015, el Pleno aprobó reclamar a «las administraciones competentes» una conexión con el aeródromo a instancias del partido naranja. Su portavoz, Javier Millán, subrayó que la línea de autobús no es suficiente para «el aeropuerto de una gran capital», de modo que, ante la paralización de los antiguos planes para unir la ciudad y San Pablo mediante una conexión ferroviaria de alta velocidad (AVE), se planteara la opción mediante el Cercanías, que aparece recogida en el propio Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Se trataría de crear un ramal de 5,5 kilómetros (a partir de la curva de la línea de Cercanías C4 junto a la carretera de Miraflores) para conectar Sevilla desde las estaciones de Santa Justa, Virgen del Rocío y San Bernardo, con una parada en el aeropuerto. Para la financiación, de unos 31 millones de euros, se sugería recurrir a fondos europeos para un proyecto que se realizaría de forma cofinanciada con el Ministerio de Fomento.

A cambio del respaldo en los presupuestos andaluces de 2018, se logró que el Gobierno andaluz firmase el compromiso de encargar el estudio de viabilidad de esta conexión por parte de la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, que lo encomendó a su Dirección de Movilidad hace un año. Se incluyó en las cuentas andaluzas una partida de 800.000 euros para ello. Eso sí, entonces se dijo que el plazo sería de «tres o cuatro meses» para «concretar la demanda estimada de viajeros que tendría, el modelo de transporte más idóneo (tranvía o tren), la viabilidad económica que supondría afrontar su inversión y las administraciones que intervendrían». «Estamos haciendo lo que nos comprometimos a hacer y dando los pasos programados para, en un plazo razonable, tres o cuatro meses, obtener resultados», dijo hace un año el consejero, Felipe López, para el que «independientemente de que lo que arroje el estudio, sabemos que esta infraestructura se conecta con el eje ferroviario transversal de Andalucía, que se aprobó en la Red Transeuropea de Transportes». Ha pasado un año de aquello y la cartera autonómica de Fomento está prácticamente en el mismo punto que entonces. Consultada la consejería por parte de ABC, desde ésta se indicaba esta semana que están «trabajando actualmente en los trámites previos para iniciar el proceso de licitación de dicho estudio». No será en 2018 cuando esté listo el mismo, por tanto.

Los cambios en Madrid
Desde el ejecutivo regional, repartiendo las responsabilidades, se recordaba que «el Ministerio de Fomento se comprometió, cuando gobernaba el PP y a instancias de Ciudadanos, a estudiar la conexión ferroviaria entre estas dos infraestructuras del transportes que son de competencia estatal». Patada a seguir. Aunque, en efecto, con también el Gobierno central tiene sobre la mesa esta materia. Para este ejercicio se logró que se incluyera en los Presupuestos Generales del Estado una partida de 5 millones de euros directamente destinada al inicio de la infraestructura; eso sí, se matizaba que «con la base» del estudio que debía realizar la Junta, que sigue pendiente y provoca un retraso en cadena. El cambio en el Ejecutivo nacional en junio, con el relevo de populares por socialistas, además, ha provocado una demora ante la que la oposición ha protestado en septiembre en el Congreso de los Diputados, donde se ha reclamado que se ejecute de una vez la partida por parte del Ministerio de Fomento, que no ha mostrado aún especial interés por el proyecto. La conexión ferroviaria sigue, por tanto, en el cajón.

 
Informacion