promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

14

Jun

2010

La apuesta por la estación única en el Centro, pozo de la polémica PDF Imprimir E-mail
De las ocho alternativas planteadas para la Línea 2, que atravesará el centro, la Consejería de Obras Públicas se decanta por la que plantea la ejecución de una sola estación ubicada en la Plaza del Duque. La propuesta se ha basado en distintos criterios técnicos y económicos pero ha levantado no poca polémica entre quienes consideran que una única estación no sacia las necesidades de acceso al centro.
En principio la distancia seria la clave y daría la razón a quienes apuestan por dos estaciones. Las dificultades de construir la estación en la Encarnación —el Metropol Parasol haría muy difícil su ejecución, que se llega a tildar de «reto de alto riesgo constructivo» y obligaría incluso a reducir sus dimensiones—, que sería la terminal más equidistante entre Plaza de Armas y José Laguillo, plantean dos soluciones como posibles: una única estación en el Duque o dos, con otra parada en Cristo de Burgos. En el primer caso la distancia con la estación anterior Plaza de Armas sería de 610 metros y con José Laguillo de 1.082; en el segundo la distancia desde Cristo de Burgos hasta la José Laguillo se reduciría a 618 metros. La distancia es por tanto mucho menor, pero hay inconvenientes diversos.
Primero están los problemas de tipo arqueológico. En el Duque es donde menos riesgo se detecta pero en Cristo de Burgos hay posibilidades de hallar restos del periodo alto imperial romano, similares a los de la Encarnación. Además el túnel irá a 50 metros de profundidad y para llegar hasta los andenes —como se aprecia en el gráfico anexo— tendrá que bajarse unos diez pisos en ascensores con capacidad para 33 personas y que tardarán en llegar 2,5 minutos a los que habrá que añadir el tiempo de validación del título de viaje. El tiempo juega en contra de una alternativa que, además, reducirá la velocidad comercial del Metro al tener que hacer dos paradas.
La opción que salga adelante tendrá que tener en cuenta que la ejecución de las estaciones implicará una importante afección al tráfico. En el caso de la plaza Cristo de Burgos, la ubicación entre calles Imagen y Almirante Apodaca, supondría cortar literalmente el tráfico en la zona, mientras que en el área de la plaza las restricciones sólo permitirían el paso para residentes y habría que cambiar la circulación para permitir el acceso a los aparcamientos privados.
Por lo que respecta a la estación de la plaza del Duque —se descarta la Concordia porque, entre otras cosas implicaría ocupar el aparcamiento público—, las afecciones arqueológicas se estiman mínimas. No obstante en la primera fase se plantea una excavación extensiva que afectará a una parte de la plaza; en la segunda la construcción del pozo, por el sistema de pantallas de hidrofresa circulares, obligará a la ocupación total de este espacio, incluido el traslado de la estatua de Velázquez, del mercadillo, del aparcamiento de motos, de las paradas de Tussam, del mobiliario urbano y a reducir a un carril la circulación en la zona más próxima a El Corte Ingles, del que la zona de obra se separa apenas 3,8 metros.
Una vez que el pozo esté hecho, la estación o estaciones se ejecutarán mediante el sistema de túnel en mina de más de 20 metros a ambos lados para lograr una estación de 65 metros y, preferentemente, doble andén.
 
Informacion