promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

01

Sep

2010

LA SEGUNDA FASE DEL CONVENTO DE SANTA CLARA NO TIENE PRESUPUESTO PDF Imprimir E-mail

En otoño debe estar lista para su inauguración al menos una parte sustancial del convento de Santa Clara, según dijo ayer el delegado municipal de Patrimonio, Alberto Moriña, quien visitó las obras para comprobar de primera mano la marcha de los trabajos.

 

Sin embargo, Moriña no pudo decir cuando se acometará la segunda fase de la rehabilitación de este conjunto, pues aunque los técnicos de la Gerencia de Urbanismo señalaron que el proyecto que afectará a otro 15% de la superficie está ya aprobado, el delegado de Patrimonio no sabe cuándo se dotará de fondos una obra que costará tres millones de euros y que sólo está pendiente de consignación presupuestaria.

 


Las obras ahora en ejecución ha supuesto una inversión de tres millones de euros para rehabilitar el patio porticado, renovar la solería superior y de la escalera de acceso a la planta alta, restaurar la jardinería e instalar la fuente que también ha sido rehabilitada. Sin embargo quedan pendientes, entre otras zonas, partes contiguas a las que se están arreglando, de modo que la planta primera del claustro no estará arreglada entera, pues allí sólo se está realizando una consolidación estructural y habilitando el acceso por el deambulatorio entre la escalera principal y la ropería, quedando el resto de dependencias para otra fase de rehabilitación.

 


La primera fase de restauración del convento de Santa Clara se inició en 2005 y ha hecho posible recuperar 3.000 metros cuadrados de la superficie construida, lo que representa el 36% de la superficie total del convento.


Previamente el Ayuntamiento adquirió el complejo al Arzobispado por dos millones de euros que está pagando con la rehabilitación del Palacio Arzobispal, y gastó 0,7 millones más en estudios previos.


Moriña explicó que la finalidad de las obras es la puesta en valor y utilización de las dependencias más significativas del convento, como son el refectorio, el claustro, la sala de profundis, donde se realizaban enterramientos de benefactores, y las dependencias anexas.


La intervención permitirá la recuperación de las valiosas pinturas murales del refectorio y anterefectorio, en la dependencia ubicada sobre la enfermería, la ropería, y en el claustro alto. También la actuación en el convento de Santa Clara incluye la renovación de las redes de electricidad, telefonía, saneamiento, informática, fontanería y climatización para adecuar el edificio a los nuevos usos que tendrá en el futuro.


El convento de Santa Clara albergará la sede de distintos proyectos culturales de la capital andaluza, entre los que destacan la Casa de los Poetas, el Centro de Músicas Históricas de Sevilla, el festival de Música Antigua de Sevilla, la sede de la Orquesta Barroca de Sevilla y de la Orquesta Bética Filarmónica, la sede del Legado de Manuel Castillo, la sede de la Fundación Mario Maya, el archivo Rafael Cansinos Sáenz, la sede de la iniciativa ciudadana «Fábrica de Arte» y la sede de la Asociación de Periodistas Culturales de Sevilla. El complejo estará gestionado por el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS).


Salvo remodelación posterior, la Casa de los Poetas se situará en las crujías que están al este del claustro en las que están la nave de los dormitorios, la escalera principal y algunas dependencias colindantes.


La planta baja de la nave de los dormitorios, con una superficie útil de 323,23 metros cuadrados, será para un salón de actos con capacidad para 200 personas o para una sala de exposiciones, mientras que en la planta alta, con 326,50 metros cuadrados, habrá una biblioteca con capacidad para 45.000 volúmenes.


El delegado de Patrimonio dijo que la intervención en el convento de Santa Clara es de las más importantes que el Gobierno local está realizando en la ciudad «no sólo por la puesta en valor del edificio, sino porque significa la puesta en valor de un espacio para los ciudadanos». Moriña se refirió así al proyecto del Ayuntamiento de utilizar la restauración del convento y la reordenación de la Alameda como punta de lanza para dotar de vida cultural a la parte norte del Casco Histórico.
 

 
Informacion