promo

Jue

14

Mar

2019

Un aparcamiento ilegal en la Torre de la Plata bloquea el Museo de la Semana Santa PDF Imprimir E-mail
Casa de la Moneda

ABC SEVILLA-ALBERTO GARCÍA REYES-06.03.2019

El aparcamiento en superficie de la calle Santander, junto a la Torre de la Plata, está siendo explotado por una empresa desde 2008 sin ningún tipo de permiso y sin pagar el canon municipal correspondiente. Este estacionamiento, con capacidad para más de cien vehículos y situado en el corazón histórico de la ciudad, ha funcionado de manera ilegal durante más de una década sin que nadie en el Ayuntamiento se haya percatado hasta que el gobierno municipal ha decidido construir ahí el Museo de la Semana Santa. El alcalde dio orden de iniciar la tramitación y el delegado de Fiestas Mayores se topó, al incoar el expediente, con este problema que, además, bloquea el proyecto previsto, ya que es necesario un proceso de desahucio que exige una actuación judicial.

El expediente urbanístico de esta parcela, al que ha tenido acceso ABC, es sorprendente. En este documento se explica que en julio de 2004, cuando era gerente de Urbanismo Manuel Marchena durante el gobierno de Sánchez Monteseirín, el Ayuntamiento acordó ceder la explotación del solar a la entidad Delta Diez. Pero el 10 de octubre de 2007, Urbanismo anunció a esta empresa que no prorrogaría el acuerdo, que caducaba en agosto de 2008. La intención del Ayuntamiento entonces fue recalificar ese suelo, que estaba catalogado como SIPS —Suelo de Interés Público y Social—, para destinarlo a Usos Culturales, concretamente a un proyecto de Teatro del Flamenco que había presentado el empresario Miguel Gallego junto con la bailaora María Pagés. Por lo tanto, en aquel acto administrativo la parcela se inscribió registralmente a nombre del Instituto de la Cultura y las Artes.

El 17 de julio de 2008, Urbanismo requirió a Delta Diez su marcha a partir del 1 de septiembre de ese año, fecha en la que culminaba la explotación del solar propiedad municipal, instándole además a dejarlo «libre y vacío» y a disposición del Ayuntamiento. Pero nada de esto se cumplió.

El gerente del ICAS informó el pasado 16 de enero que «el destino para el que se realizó esta adscripción, proyecto denominado Teatro del Flamenco, no llegó a ejecutarse en la mencionada parcela, por lo que el ICAS no ha desarrollado ninguna actividad cultural en la misma» y que «tampoco está previsto realizar ningún proyecto cultural» por su parte. Y este vacío lo ha aprovechado la empresa «a pesar de que el título que legitimaba la explotación del terreno expiró el 31 de agosto de 2008». El expediente aclara, además, que «desde la citada fecha, por carecer de título alguno, tampoco abonan canon alguno por la utilización del citado espacio». Por lo tanto, el aparcamiento ha seguido funcionando, sin licencia, como estacionamiento para residentes mediante la modalidad de abonos con la ventaja de que desde hace una década no paga la tasa acordada en su día con el Ayuntamiento de 46.000 euros al año más IVA.

Es decir, la empresa ha aprovechado la falta de control municipal para permanecer diez años explotando un negocio sin coste alguno que ahora, además, bloquea uno de los principales proyectos del gobierno de Juan Espadas. El Ayuntamiento ha decidido ya iniciar en vía administrativa el desahucio apelando a la resolución de Urbanismo del 17 de julio de 2008, que nunca se cumplió. Pero la empresa tiene ahora 15 días para alegar y, según las fuentes municipales consultadas, está dispuesta a defender el derecho adquirido después de diez años de gestión del estacionamiento. No obstante, el acuerdo de desahucio fue aprobado ayer mismo por la Junta de Gobierno municipal, en la que se acordó desadscribir la parcela al ICAS para devolverla al departamento de Patrimonio, desde donde se iniciarán los trámites para la ejecución del Museo de la Semana Santa

La intención del alcalde es construir en ese lugar un espacio dedicado a la historia de las hermandades y al gran patrimonio artístico de las cofradías, ya que Sevilla es el espejo en el que se miran muchas otras ciudades para celebrar su Semana Santa y eso atraería a muchos turistas, sobre todo nacionales. No obstante, el gobierno está debatiendo ahora si el museo sólo se tendría que centrar en las cofradías o podría abarcar todas las tradiciones sevillanas incluyendo también un espacio para la Feria de Abril. En todo caso, lo que sí está ya decidido es que se encargará un proyecto arquitectónico y otro museográfico y que este espacio se gestionará a través de un acuerdo con el Consejo de Cofradías, ya que el objetivo es que las hermandades cedan sus enseres y propiedades para exposiciones temporales.

El presidente del Consejo, Francisco Vélez, ya explicó a ABC en una entrevista que «espero y confío que pueda llevarse a cabo durante este mandato» en la parcela de la Torre de la Plata, pero entonces aún no se conocía el escollo del aparcamiento.

El Museo de la Semana Santa es, no obstante, una pretensión bastante antigua que hasta ahora siempre se ha frustrado por problemas administrativos. La primera intención fue realizarlo en San Hermenegildo, un edificio que es propiedad municipal y que lleva años cerrado y sin uso. Sin embargo, esta antigua iglesia necesita una rehabilitación integral que el Ayuntamiento no ha podido costear. De hecho, el último acuerdo sobre este inmueble es que se haga cargo de él la empresa que logre la explotación de la antigua comisaría de la Gavidia. El Ayuntamiento pretende que la compañía ganadora pague la rehabilitación y maneja un proyecto para crear ahí un espacio museístico dedicado a la autonomía andaluza, ya que este edificio acogió el Parlamento Andaluz antes de que se instalase en el Hospital de las Cinco Llagas.

El Museo de la Semana Santa es, desde entonces, una idea que viaja por los cajones municipales sin que ningún gobierno haya podido llevarlo a cabo, a pesar de que el Consejo de Cofradía ha solicitado su ejecución en numerosas ocasiones. Esta vez parecía que el Ayuntamiento iba a acabar con el debate aprovechando un solar que está en el entorno de la carrera oficial. Pero la dejadez del gobierno de Sánchez Monteseirín, que dejó explotar la parcela a una empresa libremente, ha vuelto a frenarlo.

 
Informacion