promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

11

Abr

2019

El paro sigue siendo la primera preocupación de los sevillanos PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA-ALBERTO GARCIA REYES-29.12.2019

El paro, la escasa limpieza, los excrementos caninos y la falta de aparcamiento. Estos son los grandes problemas de Sevilla según sus vecinos, que también se quejan del tráfico, la delincuencia y la inseguridad en el «Barómetro de percepción social y política de Sevilla capital» que ha realizado la empresa Dataestudios para ABC entre el 11 y el 17 de diciembre pasados, justo después de las elecciones autonómicas, un sondeo que presenta interesantes variaciones con respecto a los dos últimos realizados por esta misma empresa demoscópica, concretamente en febrero y junio de este año. El desempleo no ha cambiado como primera preocupación de los sevillanos y se sigue manteniendo en cabeza con un 73,4% de las respuestas de los encuestados en esa dirección.

Sin embargo, los problemas de limpieza en las calles de la ciudad sí han escalado hasta la segunda posición, que antes ocupaba el tráfico. Los ciudadanos critican duramente la gestión de Lipasam hasta el punto de que un 35,3 por ciento de los participantes en el sondeo declaran que Sevilla está muy sucia. Y añaden otro factor cada vez más frecuente en las protestas contra el Ayuntamiento: los excrementos de los perros. La Policía apenas está llevando a cabo las medidas coercitivas que están recogidas en la ordenanza municipal, lo que ha provocado que cada vez más propietarios de mascotas se desentiendan de la recogida y que muchas aceras y plazas sean intransitables.

El barómetro no admite dudas en este sentido y señala este problema como uno de los más acuciantes para los sevillanos, por encima incluso del tráfico y la falta de aparcamiento, que siempre habían ocupado los primeros puestos de esta clasificación. De hecho, sigue siendo así, pero ahora en tercer lugar con el 33,3 por ciento de las quejas registradas, medio punto por encima de la cuarta gran inquietud de los vecinos de la capital, que es la inseguridad y el incremento de la delincuencia. A partir de ahí, las críticas se reducen de manera bastante significativa. El cuidado de los barrios, que es el siguiente parámetro en este escalafón, apenas preocupa ya al 11,2 por ciento de los encuestados. Se trata, por tanto, de protestas residuales.

En este listado de pequeños malestares están la sanidad, los partidos políticos, la educación, el transporte público, la vivienda o los problemas medioambientales, entre otros. Curiosamente, la crisis económica ya sólo alerta al 5,8 por ciento de los sevillanos, que tampoco creen que la corrupción política sea un contratiempo demasiado importante, aunque en esta lista también aparecen como un inconveniente menor las escasas inversiones en infraestructuras y la falta de tejido industrial.

La crisis económica ya no preocupa y sólo el 5'6% de los sevillanos se queja de eso
Esto indica que, en términos generales, la valoración que los sevillanos hacen de la gestión del Ayuntamiento es buena. Concretamente, otorgan al gobierno una nota de 5,6 puntos sobre diez, sólo tres décimas menos que en el sondeo del pasado mes de junio. Además, apenas un 24,1 por ciento de los participantes suspende la acción dirigida por el alcalde, Juan Espadas, y un 26,9 le da un notable. En cambio, esta percepción empeora cuanto más cerca está el espacio de valoración de los encuestados. Cuando se les pregunta por la gestión en sus barrios y en sus calles, un 42 por ciento suspende al gobierno local y la nota media baja hasta los 4,8 puntos.

En definitiva, todo esto se traduce en un letargo generalizado que apenas desgasta al alcalde y a su equipo. Hay un dato que certifica especialmente esta tendencia: en febrero de este año, el 45,5 por ciento de los sevillanos pensaba que la ciudad sigue igual que estaba antes de llegar Espadas. Ahora lo piensa un 58,9 por ciento. Sin embargo, entonces el 19 por ciento opinaba que había empeorado y en estos momentos sólo lo cree un 14,4 por ciento. Las conclusiones del barómetro de Dataestudios son, en este sentido, muy directas: «La valoración de la ciudad es, en general, positiva».

A juicio de los responsables de este sondeo, «de los diez servicios o áreas de gestión municipal por las que se ha preguntado a los sevillanos, siete reciben calificaciones superiores a cinco sobre diez y sólo tres -tráfico y aparcamientos, desarrollo económico / empleo y limpieza / recogida de basuras son calificados de forma negativa». Frente a esto, el turismo sigue siendo lo mejor valorado, con una puntuación de 8,2, seguido de las fiestas locales, que sólo tienen el reproche del 12,9 por ciento. Queda demostrado que Sevilla es una ciudad de tradiciones.

Sólo el 32 por ciento cree que el tranvía es la mejor solución
La ampliación del tranvía hasta San Justa, que acaba de ser tumbada por todos los partidos de la oposición, tampoco agrada en demasía a los votantes, ya que sólo un 32 por ciento de los participantes en el «Barómetro de percepción social y política de Sevilla capital» que ha realizado Dataestudios para ABC considera «muy necesaria» esta infraestructura.

Un 18,4 por ciento de los participantes cree que este proyecto es sencillamente innecesario, mientras que la mayoría se manifiesta indiferente sobre su utilidad. Esto desmontaría la teoría del gobierno municipal de que el Metrocentro entre San Bernardo y Santa Justa es una iniciativa muy reclamada por los ciudadanos y que va a impulsar una campaña entre los colectivos sociales para que estos le exijan a los demás partidos el inicio de la obra. La oposición en bloque la ha impedido porque entiende que es un gasto que no soluciona los problemas de tráfico y que lo mejor es ahorrar los 50 millones de euros que necesita ese proyecto para otra inversión de mayor envergadura, como el metro.

Lo más llamativo de todo esto es que los encuestados muestran menos rechazo por las líneas de autobús «exprés», que sólo cuentan con un dos por ciento de oposición, que por el citado tranvía. Y también la mayoría aprueba con buena nota la medida de Tussam del bono gratuito para menores de 12 años. En realidad, todo lo relativo al transporte público tiene una buena valoración, con una puntuación de 6,5. Además, los ciudadanos también celebran la bajada del IBI, aunque sorprendentemente hay un 6,3 por ciento de personas que considera innecesaria esta medida fiscal.

No obstante, la actuación del gobierno municipal que los ciudadanos reclaman de forma más unánime es la eliminación de la plusvalía municipal en pisos heredados. El 68,4 por ciento de los consultados califica esta medida como «muy necesaria» y el 24,8 la entiende como necesaria. En el resto de servicios municipales, también se tiene una buena percepción sobre el estado de las instalaciones deportivas y las actividades programadas, así como de los parques y jardines.

 
Informacion