promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

20

May

2019

Los héroes del comercio tradicional PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA-ANTONIO BURGOS-09.04.2019

Muchos sevillanos hemos derramado una lágrima de nostalgia al saber que acaba de cerrar en Sierpes la tradicional y primitiva tienda de Ángel Casal Casado, el Rey de los Bolsos. Comercio que tenía la misma edad que ABC de Sevilla: 90 años. ¿Se han fijado que los sevillanos guardamos un cierto duelo por estas tiendas de toda la vida que cierran, como cerró el Bazar Victoria, como cerró Uclés, como Joyería Ruiz, como Félix Pozo y la lista, ay, podría llegar hasta el final de este artículo y todavía faltaba sitio para citar establecimientos tradicionales que echaron la baraja? Incluso servidor, aunque esté feo el decirlo, ha inventado un subgénero periodístico-literario: el gorigori por un comercio tradicional que cierra.

Pues pocos gorigoris me parece que escribo sobre tiendas idas, por lo que voy a considerar tras el cierre de Casal. Demasiados comercios tradicionales están aguantando en Sevilla, sin la menor protección oficial y con todas las circunstancias del mercado, de la economía, de la legislación, de los hábitos de vida, hasta de la circulación rodada en contra. Hay que tener madera de héroe y vocación de mártir para mantener un comercio tradicional en Sevilla tal como están las cosas. De ahí el debido elogio que debemos hacer a los que resisten, como Papelería Ferrer, como El Cronómetro, como Maquedano, por no salir de la calle Sierpes donde los herederos del Rey de los Bolsos no tuvieron más remedio que, tras meterle el lápiz a las cuentas, echar el cierre. ¿Que abrirán allí una franquicia y que tiene todas las papeletas para que sea una heladería? Es lo más probable. Es lo que, ay, marcan los tiempos. Los dueños de los comercios tradicionales lo tienen todo en contra. Por centrarme en el caso de Casal, a las puertas mismas de su casi centenario establecimiento, los ilegales manteros vendían a 15 euros, e incluso a menos si les regateabas, los mismos bolsos que había en el escaparate. ¿Cómo puede el comercio tradicional resistir esta competencia ilegítima e ilegal de los manteros, con sus falsificaciones de las grandes marcas de moda, como Bimba y Lola? Es que a las puertas de las zapaterías, y lo sé por el comercio tradicional de mi hermana Fina, el histórico Calzados Catedral, los manteros te venden los mismos deportivos para niños que dentro, las mismas marcas, Adidas o lo que haga falta, a un precio con el que los dueños de los establecimientos no pueden competir. Porque el mantero no tiene que pagar personal alguno, ni Seguridad Social, ni IBI, ni impuesto de sociedades o cuota de autónomos, ni IVA trimestral, ni gastos generales.

Y por si todo esto no fuese para llorar, las grandes superficies. Es más cómodo ir con el coche a comprar a una gran superficie, donde tienes todos los aparcamientos que quieras, que intentar llegar con tu auto al centro y ponte a buscar dónde dejarlo o paga lo que diga la maquinita del estacionamiento subterráneo, tras pasar las de Caín para poder llegar. Ojalá me desmienta don Ángel Aguado, pero yo creo que hasta al mismísimo Cortinglés del Duque le hacen la competencia las grandes superficies de la periferia.

Y al final, pero no lo último, sino lo más novedoso, usado y amenazante para el comercio de siempre: las ventas por Internet. ¿Cuántos negocios de toda la vida está cerrando Amazon? Por no salir del triste ejemplo de Casal, seguramente el bolso que veías en el escaparate de Sierpes lo tienes en Amazon y mucho más barato, y te lo lleva a tu casa un propio en menos de horas veinticuatro, con sólo pegar dos teclazos en el ordenador, sin tener que ir al centro ni nada. Así que honor y gloria para los dueños de los comercios tradicionales que resisten todos estos cambios y aguantan en un nuevo modelo de sociedad y de ciudad. No tienen una tienda: es un monumento histórico-artístico que da carácter a Sevilla, digno de que lo declaren BIC y le otorguen todas las ayudas y subvenciones para que puedan seguir resistiendo numantinamente.

 
Informacion