promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

10

Jun

2019

El hotel del convento de San Agustín tendrá seis plantas PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA

E. Martos

El futuro hotel de cinco estrellas que acogerá el convento de San Agustín de Sevilla tendrá seis plantas sobre rasante y un sótano en el que se almacenarán los restos arqueológicos que aparezcan durante las obras. Esa es la altura máxima que permite el Plan Especial de Protección que han redactado los arquitectos Antonio Cruz Antonio Ortiz, que son también los promotores de este proyecto. Tras doce años de espera y numerosos varapalos, la rehabilitación de este edificio del siglo XIII echa a andar con el diseño de los planos y la búsqueda de una cadena hotelera interesada en su gestión.

Estos profesionales de prestigio internacional trabajan ya en el proyecto con absoluta discreción. Sin embargo, el plan especial despeja algunas dudas sobre cómo será el nuevo cinco estrellas de la ciudad. Y la primera de las certezas es que tendrá dos zonas bien diferenciadas: la del claustro, que será recuperada en su totalidad, respetando las volumetrías y los elementos que se conservan y la de nueva construcción. Esta última se situará en el solar de la antigua iglesia de la que no queda ni un solo muro en pie. Allí se levantará un edificio de seis plantas, dos menos de lo previsto en el plan inicial. El inmueble tendrá una envergadura de 18,66 metros desde el suelo. También incorporará un sótano que servirá para el almacén de los restos arqueológicos que pudieran aparecer durante los trabajos.

Otra de las novedades que desvela el documento con respecto a lo que ya se había anunciado es que la portada de Hernán Ruiz, quizá el elemento más valioso que se conserva, será restaurada y puesta en valor en el mismo entorno en el que se encuentra. Esto es en el propio claustro donde permanece desarmada sobre el patio.

 

Para cumplir con los requerimientos de la Comisión de Patrimonio, que frenó la rehabilitación en pleno trámite hace ya cuatro años, se delimitarán las parcelas para incluir dos servidumbres de paso desde la calle Luis Montoto. Eso permitirá nuevos accesos que estarán abiertos al público. Y finalmente, se dará armonía al conjunto que ocupa una manzana a las puertas del Casco Histórico.

El convento de San Agustín está considerado Bien de Interés Cultural con el mayor nivel de protección patrimonial, que afecta incluso a su entorno. Es de propiedad municipal, aunque desde 2007 el derecho de superficie lo ostenta la sociedad Convento de San Agustín S.L. que se encargará de su rehabilitación y su explotación durante cincuenta años. Desde entonces los principales responsables de esta mercantil, que son los arquitectos Cruz y Ortiz, han tratado en vano sacar adelante la iniciativa.

Tras un rosario de trámites, los promotores afrontan este nuevo intento con más optimismo. Por lo pronto, el Plan Especial de Conservación que presentaron ante la Gerencia de Urbanismo el pasado 21 de diciembre recibió una respuesta positiva y una aprobación en tiempo récord en la Consejería de Cultura.

No hay que olvidar que desde que los arquitectos sevillanos se interesaron por el viejo monasterio todo ha sido un rosario de desencuentros. La situación en la que se encuentra este BIC es de ruina absoluta, a excepción del refrectorio, que está cedido a la Hermandad del San Esteban. Las estancias que quedan por conservar son el claustro, varias galerías y una escalera monumental que no podrá cambiar de ubicación por su catalogación patrimonial.

 
Informacion