promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

20

Ene

2011

VENDEDORES AMBULANTES PIDIERON EL VOTO PARA TORRIJOS EN 2007 PDF Imprimir E-mail
Vendedores de las dos asociaciones de comercio ambulante que se encargan de gestionar los mercadillos municipales gracias a la concesión directa del Ayuntamiento, por la que cobran 600 euros anuales a cada mercader pese a que la tasa pública máxima es de 480, colocaron carteles en los tenderetes del Charco la Pava y Alcosa en 2007 pidiendo el voto para IU. ABC ha tenido acceso a un amplio glosario de fotografías, tomadas en diferentes fines de semana de los primeros meses de aquel año —las elecciones se celebraron en mayo—, en las que aparece el cartel propagandístico en el que se solicita el voto para el candidato Torrijos. Según reveló a este periódico el secretario de la Asociación del Comercio Ambulante (ACA), Manuel Mauri, ellos gestionan el mercadillo de Torretriana desde 2001 y el de Alcosa desde comienzos del 2007. Y todo ello gracias al citado convenio con Torrijos en el que éste les otorga esta potestad.
Sin embargo, el presidente de esta entidad, Antonio Maya, asegura que «los convenios están firmados con Monteseirín y Carrillo en 2001 y 2006. El cobro lo hacemos para que haya vigilancia, limpieza y control porque en esos convenios se especifica que la gestión la lleva ACA. El comercio ambulante lo está pasando muy mal y no nos merecemos esto. Hay más de 20 personas que están colaborando y son familias que se van a quedar en la calle». No obstante, el portavoz de IU llegó a declarar en el Salón de Plenos del Ayuntamiento que la nueva ordenanza reguladora de la venta ambulante que él mismo estaba promoviendo tenía un «objeto de tratamiento detenido» que era «el procedimiento de obtención de las oportunas licencias, la actuación inspectora municipal o el régimen sancionador aplicable».
No profundizó más en el tema. Pero, como el propio Mauri ha reconocido también, ese «procedimiento de obtención de las oportunas licencias» no ha tenido «la actuación inspectora municipal» en tanto que han sido ACA y AVAM las que se han encargado de cobrar las tasas públicas a un precio por encima del estipulado en la ordenanza fiscal. Maya, en cambio, replica que «ahora el Ayuntamiento acaba de regular eso y es una de las cosas en las que estamos colaborando con Torrijos, pero hay que aclarar que nosotros no cobramos las tasas, sino una aportación a la asociación para que mantenga el mercado y se encargue de gestionar las licencias, y de eso estamos manteniendo a la mitad de los vendedores porque no tienen para pagar».
Fuentes de Urbanismo explican que hasta hace cinco años cada vendedor acudía personalmente a sus ventanillas para abonar la tasa, pero que desde entonces son estas asociaciones quienes lo hacen, aunque no hay control sobre el número de puestos que pagan y los que después se montan realmente. Además, las mismas fuentes ratifican que la tasa máxima por esta actividad es de 480 euros al año. Según el presidente de ACA, Antonio Maya, el resto del cobro «lo hacemos para que haya vigilancia, limpieza y control».
Pero esto ya está regulado en la ordenanza: «Al terminar el horario de venta autorizado, se procederá a la retirada inmediata del puesto quedando el lugar que fue ocupado libre de basuras y desperdicios. Por la Delegación de Medio Ambiente se revisará, al término de las operaciones de desalojo, el estado de limpieza. (...) Para facilitar las tareas de desalojo el Ayuntamiento, a través del Área de Medio Ambiente, colocará en las zonas en que se establezcan los mercadillos los oportunos contenedores». Esto es: cada titular de los puestos está obligado a limpiar su zona y está sometido, en teoría, al control municipal. Y en cuanto a la seguridad, la ordenanza recoge que «por la Inspección del Servicio de Consumo y por la Policía Local se llevará a cabo la vigilancia necesaria».
Como ya adelantó ayer este periódico, ese dinero se recauda en el propio mercadillo a través de cobradores de las asociaciones beneficiarias. El presupuesto municipal, por su parte, no tiene un epígrafe concreto de ingresos por esta actividad, por lo que la relación entre lo recaudado a los vendedores y lo pagado en Urbanismo es bastante difícil de aclarar. ACA sostiene que abona las tasas y en Urbanismo lo ratifican, pero sin seguridad de que el número de puestos pagados coincida con el de los montados. La Policía, por su parte, denuncia que no tiene presencia en los mercadillos, por lo que no se lleva a cabo el correspondiente control. De manera que Torrijos tiene cedida la gestión de la venta ambulante a dos asociaciones, que manejan unas cantidades que están fuera de los mecanismos de control municipales. ¿Por qué? ABC volvió ayer a solicitar a su departamento de prensa su versión, pero no hubo respuesta. Lo único evidente hasta ahora es que muchos vendedores ambulantes le hicieron la campaña electoral en los mercadillos en 2007 con carteles oficiales que sólo pudieron ser obtenidos en el partido.
Antonio Maya, que es presidente de la Federación Andaluza, recuerda, asimismo, que en Sevilla se está intentando legalizar toda la actividad frente a lo que ocurre «en Málaga, donde hay 13 mercadillos y todos son alegales». Y reitera que «en esa colaboración con Torrijos hemos sacado 500 ilegales de la calle y los hemos metido dentro de la actividad legal».

Código de silencio

 
Informacion