promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

27

Ene

2011

EL ALCALDE DEFIENDE QUE DEJARA LA CIUDAD MEJOR QUE COMO LA ENCONTRÓ PDF Imprimir E-mail
 Los presupuestos de 2011 ya están en marcha, aunque dada su escasa inversión y la restricción de gastos que suponen —1.087 millones de euros, 32 menos que en 2010 y unas inversiones reducidas en un 95%—, el Pleno en el que se aprobaron sirvió más para que Gobierno y oposición marcaran diferencias ideológicas y entraran en una batalla sobre la losa económica que unos y otros dejan a la ciudad que culminó con la encendida defensa de su gestión como alcalde de Alfredo Sánchez Monteseirín. Con argumentos en los que PSOE y PP, comparaban, cada uno dando importancia a los datos que más le convenían, la situación de las arcas y las empresas municipales que dejaron en 1999 populares y andalucistas con las de ahora, no hubo debate de los presupuestos sino de formas de gestión. Las cuentas municipales apena si sirvieron para que la delegada de Hacienda, Nieves Hernández, defendiera, pese al recorte de inversiones, sus objetivos, y para que el PP criticara la política de gastos y su portavoz
y candidato a la Alcaldía, Juan Ignacio Zoido, anunciara que modificará dichos presupuestos cuando llegue al Gobierno de la ciudad.
La delegada de Hacienda, Nieves Hernández, explicó que ante la situación de crisis, general y del Ayuntamiento, las claves de los presupuestos municipales de 2011 se basan en la austeridad, el incremento de las políticas sociales, el mantenimiento de los servicios públicos e ingresos propios (enajenaciones pendientes) y la refinanciación de la deuda. Se trata de unos presupuestos que se incluyen, recordó, dentro del plan económico financiero 2010-2012 aprobado por el propio Ayuntamiento para mejorar sus cuentas tras el remanente negativo con el que se cerró el ejercicio de 2009 y la bajada de los ingresos del Estado. Por ello, y tras culminar, dijo, el ciclo inversor más importante de la ciudad, con más de 2.300 millones de euros, se ha optado por destinar el dinero disponible a la «urdimbre social de la ciudad» ya que para el Gobierno PSOE-IU «la máxima prioridad son las personas».
D Sin embargo, para el PP el presupuesto que se aprobó ayer es totalmente lo contrario ya que, defendió su concejal Gregorio Serrano, al distribuir el dinero establece que hay ciudadanos de primera, de segunda y de tercera dependiendo del distrito en que habiten, no tiene el apoyo de los empresarios y recoge partidas tan singulares como que la delegación de Economía y Empleo, que se supone debe fomentar la actividad económica, destine el 84% de su presupuesto al bonobús solidario — «lo único que hace el Ayuntamiento por el empleo es repartir bonobús a los desempleados»— o que las transferencias a la televisión municipal supere la cantidad que se destina a inversiones de la Corporación. Serrano recriminó al Gobierno que para sufragar una intervención en Parque Alcosa en vez de eliminar gastos superfluos se recurra a incrementar las tasas, la inseguridad presupuestaria que supone recoger como ingresos previsiones, los gastos que generan las estructuras municipales incluidas un área de
Infraestructuras Sostenibles en donde el 94% de su presupuesto es para pagar la luz o un tranvía con el mismo recorrido que el metro.
D A partir de ahí, Serrano empezó a comparar la situación actual del Ayuntamiento con la que dejó el PP en 1999. Entonces, frente al déficit de 5,4 millones de euros del presupuesto municipal de 2009, las cuentas municipales cerraron con un superávit de 29,3 millones y había un remanente de tesorería de 9,8 millones mientras que en 2009 el déficit municipal alcanzó 31,7 millones. También hizo alusión a las pérdidas de Tussam, que en 1999 eran de 690.000 y en 2009 alcanzaban los 106 millones, o Lipasam, que cerró sus cuentas sin pérdida en 1999 pero cuya deuda supera hoy los 30 millones. Y eso sin tener en cuenta que la refinanciación que ha aprobado el Gobierno ha logrado que este año apenas si se paguen 7 millones de intereses pero que a partir del próximo año se llegue a pagar más de 28. El concejal del PP aprovechó su intervención para recordar al Gobierno «de progreso» que, además de dejar «8.000 millones de pesetas» de liquidez en caja, los populares, en coalición con el PA,
ejecutaron en sus mandatos centros cívicos, bibliotecas, centros deportivos, glorietas....
Ante esos datos, el portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, centró su discurso en críticas a la negatividad de «la derecha» y señalar que a él no le preocupa el déficit público sino la gente, señalando que los progresistas defienden el endeudamiento y la política expansiva como lo que hay que hacer en momentos de crisis.También aprovechó para reprochar a los trabajadores municipales que escuchen a la derecha, mostrar su orgullo porque este año haya habido que incrementar las transferencias a Tussam hasta los 60 millones (por su mayor deuda) y reclamar un cambio en la ley de financiación de los municipios. La delegada de Hacienda respondió a las críticas con alusiones a la situación de otros municipios.
Ante estas respuestas, el portavoz del PP, Juan Ignacio Zoido, anunció que modificará este presupuesto cuando llegue al Gobierno para adaptarlo a lo que pide la gente y combatir una deuda «monstruosa» principalmente con austeridad.
El presupuesto se aprobó con los votos de PSOE e IU y la oposición del PP. Entonces, el alcalde cerró el debate, y lo hizo defendiendo su gestión acusando al PP de mentir respecto a la financiación y las deudas, ya que, dijo, a precios actuales, la deuda —a la que no había aludido el PP— de 1999 —57.000 millones de pesetas (340 millones de euros)—se elevaría a 476 millones de euros y en 2011 está en 406, 70 millones menos. «Voy a dejar el Ayuntamiento con muchas inversiones en marcha y un presupuesto que permitirá su gestión» aseguró antes de echar por tierra las inversiones realizadas por los populares,con un «no hay comparación». Cerró su intervención diciendo que va a dejar la ciudad «infinitamente mejor que me la encontré».
 
Informacion