promo

Mar

14

Ene

2020

El hotel de la Fnac mantendrá intacta la fachada y abrirá a finales de 2020 PDF Imprimir E-mail
Hoteles

Abc Sevilla / 30/12/2020

Elena Martos

El edificio de la antigua tienda Fnac de Sevilla, en la Avenida de la Constitución, conservará su fisonomía cuando se transforme en hotel. La promotora mantendrá la fachada intacta, como ha recomendado la Comisión de Patrimonio en su último dictamen, y no crecerá en altura. «Queremos ser muy respetuosos con lo que nos piden para no dilatar los plazos», explica a ABC Antonio Gordillo, propietario de la cadena Soho Hoteles junto al empresario, el malagueño Gonzalo Armenteros.

Este será su segundo establecimiento en la capital andaluza, el primero abrió durante el puente de la Inmaculada en la calle Lasso de la Vega. Se trata de una antigua casa palacio rehabilitada con 23 habitaciones y categoría de tres estrellas. Con este proyecto han entrado en el mercado sevillano, «que era una asignatura pendiente», comenta Gordillo, pues él mismo es natural de la ciudad y quería tener algún tipo de implantación. «Desde que creamos la cadena en 2015 hemos tenido una gran expansión en Málaga, pero no habíamos llegado a Sevilla y era necesario», asegura. El hotel de Lasso de la Vega ha sido el primero, pero la gran apuesta es el de la Fnac, que dispondrá de 63 habitaciones y categoría de cuatro estrellas.

El modelo
El empresario reconoce que «es más grande de lo que solemos gestionar pero la ubicación es inmejorable y ese es el pilar de nuestro modelo.Por eso será uno de los productos estrella de la oferta», indica. Sobre la tardanza para entrar en la capital andaluza, admite que «ha sido por una falta de oportunidades». La experiencia le dice que «aquí resulta más difícil por los lugares que están disponibles. En nuestro caso, si no es un sitio de primer nivel, ni lo pensamos».

Gonzalo Armenteros y Antonio Gordillo
Gonzalo Armenteros y Antonio Gordillo - ABC
El edificio de la Avenida de la Constitución sigue a la espera de licencia catorce meses después de presentar toda la documentación. «Los tiempos entran dentro de lo normal», admite con pesar el empresario. La intención es que todo el trámite pudiera quedar resuelto a principios de año para empezar a construir en el primer trimestre. «Si todo sale como esperamos, a finales de 2020 podríamos inaugurar», asegura.

Antonio Gordillo desvela algunos detalles de este proyecto. Además de las 63 habitaciones, dispondrá de un restaurante y una cafetería abierta al público en la planta baja, donde estará también la recepción. El promotor considera que «el elemento diferenciador será la terraza, que también estará abierta al público y tendrá una gran superficie. Allí se podrá celebrar casi cualquier tipo de evento casi acariciando la Catedral».

A la hora de abordar el diseño, señala que «se han tenido muy en cuenta las limitaciones», a pesar de que el inmueble en sí mismo no tiene ningún tipo de protección, pero sí se ve afectado por el entorno. «En principio, la fachada no se toca, se cambiará el tipo de cerramiento y se instalarán unos más acorde con la estética de un hotel, pero el aspecto exterior se mantendrá exactamente igual», asegura. Actualmente dispone de ventanales con barandas de forja que durante años quedaron ocultas por las grandes fotografías con las que la cadena francesa decoró el exterior.

El estilo
El empresario dice desconocer el motivo por el que Patrimonio ha pedido respetar el estilo, pues ni siquiera va acorde con los edificios adelaños. Apenas unos metros más adelante otra promotora no ha tenido problemas para cambiar por complejo la fachada del antiguo Banco Andalucía, que también será un hotel, en este caso de cinco estrellas y gestionado por la cadena Marriott. «Es una decisión de la Comisión y nosotros hacemos lo que nos dicen. Si hubiera sido lo contrario, así lo hubiéramos hecho, porque no queremos incumplir absolutamente nada», asegura.

Entre los planes de los empresarios andaluces está abrir a finales del próximo año, a pesar de la dificultad de la obra. Ese problema está en la propia ubicación, consciente de que «es una zona muy transitada y la intención es molestar lo menos posible a los ciudadanos», indica Antonio Gordillo.

Del diseño interior del nuevo proyecto también se encargará una empresa sevillana, Persevera Producciones, que ha asumido otros retos como los interiores del hotel Eme y la Casa 1800 del barrio de Santa Cruz.

La cadena Soho Hoteles explotará este negocio en régimen de alquiler, como la mayoría de los que tienen actualmente. Cuenta con casi una veintena de alojamientos en España y siete en Estados Unidos y México. «Nosotros somos gestores, no funcionamos como propietarios», asegura el empresario sevillano, que no descarta seguir ampliando la oferta en su ciudad, aunque «de momento no hay ninguno más en cartera». Sobre los nuevos proyectos que están previstos y que podrían ajustarse a su modelo como el convento de San Agustín o el antiguo cine Trajano, comenta que «habría que estudiar cada caso y ver los niveles de rentabilidad».

 
Informacion