promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

03

Feb

2020

«Que no cuenten milongas, el túnel de la SE-40 ya se hizo en Londres en 1846» PDF Imprimir E-mail

Abc Sevilla / 22/01/2020

Eduardo Barba

Frente común contra el Gobierno de Pedro Sánchez. El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, Beltrán Pérez, defendió este martes junto a la Asociación Empresarial Sevillana de Constructores y Promotores de Obras (Gaesco), la Federación Andaluza Empresarial de Transporte en Autobús (Fandabus) y la Federación Andaluza de Transportes (Fatrans), entre otros agentes, el proyecto original de los túneles planeados para el tramo de la autovía metropolitana SE-40 comprendido entre Dos Hermanas y Coria del Río, argumentando que «criterios eminentemente técnicos» avalan la actuación y avisando de que la opción del puente ya fue «desechada» hace casi 20 años a cuenta de su «impacto».

El popular, de hecho, pidió la celebración de un pleno extraordinario para que se apruebe una declaración oficial de la ciudad reclamando el proyecto de los túneles para el paso sur de la ronda, una sesión plenaria que tiene asegurada puesto que sólo se necesita la petición de un cuarto de los concejales, porcentaje que el PP abarca por sí solo.

Para solicitar este pleno, Pérez recalcó que se debe «defender el proyecto fuera de criterios políticos e ideológicos, haciéndolo exclusivamente desde un punto de vista técnico y buscando el consenso». De hecho, usó esos criterios estrictamente técnicos para recordar que en Bilbao se acaba de anunciar un túnel bajo la ría de las mismas características mientras «Sevilla sigue esperando. Si Coria estuviera en el País Vasco, el túnel se estaría construyendo o estaría ya acabado».

El edil del PP se rodeó de los responsables de las principales instituciones y entidades vinculadas al sector de la obra pública en Sevilla, como el gerente de Gaesco, la patronal de los constructores, Juan Aguilera. Éste realizó un alegato vehemente en defensa de los túneles y en contra de los puentes que el Ministerio de Fomento ha dejado caer como solución más barata. «Los túneles son la alternativa idónea -dijo-, sobre todo porque se trata de un proyecto ya adjudicado hace más de diez años, está todo tramitado y tiene todos los informes sectoriales y medioambientales a favor, así como una exquisita información pública». Aguilera repasó una larga lista de problemas que generaría la opción del puente, sobre todo el hecho de que «habría que volver a empezar y la tramitación llevaría unos diez años, teniendo en cuenta lo que es Sevilla». Los constructores han subrayado que en este tema tienen «una posición clara y muy definida, que es defender los túneles por encima de todo y reclamarlos a las administraciones».

Otros expertos, como Abraham Carrascosa, ex decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, fue crítico y hasta sarcástico con la actuación del Gobierno central socialista, «que ahora viene a alegar que ha encontrado unos problemas en el subsuelo, que lleva allí y así 1,8 millones de años». También tuvo duras palabras en contra de la posición de la plataforma «Sevilla Ya». «Igual nos hemos vuelto locos, como le ha podido pasar al presidente de la Confederación de Empresarios, que tras quince comparecencias o más defendiendo los túneles ha cambiado y ahora defiende el puente», indicó en relación a Miguel Rus, máximo representante de esa entidad. Carrascosa recordó que el proyecto está aprobado desde julio de 2001, momento en que «quedó ya descartado el puente por su severo impacto visual».

El arquitecto paisajista Ricardo Librero López, por su parte, insistió en la idea de que la declaración de impacto ambiental de 2001, aún «válida», ya descartaba la opción del puente por su «impacto». Además, alertó de que la construcción del puente supondría crear «una barrera» visual con efectos en materia de ocupación del suelo dada su pendiente necesaria o en materia de contaminación. Del mismo modo, recordó con grandes dosis de ironía que ya en 1843 fue construido un túnel que cruzaba el Támesis de Londres bajo su lecho, con lo que esgrimir ahora los inconvenientes técnicos constituye a su juicio «una milonga». «Que no cuenten más milongas, en Inglaterra hacían túneles como éste en el siglo XIX», dijo.

Beltrán Pérez pidió que «la voz de Sevilla sea una y se acabe con cualquier duda al respecto del proyecto, sin confrontación política alguna a pesar de que haya argumentos de sobra para hacerlo ante la posición del Gobierno central».

 
Informacion