promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

25

May

2020

Los vecinos de Nervión denuncian otro intento de ocupación de viviendas PDF Imprimir E-mail

Diario de Sevilla / 18/02/2020

Cristina Valdivieso

Una historia que se repite en el barrio de Nervión. Los vecinos han vuelto a denunciar la ocupación ilegal de varias viviendas cerradas en el último mes, algunas de ellas en una misma calle y de manera reincidente. El último de estos episodios tuvo lugar hace sólo un día cuando varios vecinos abortaron el intento de ocupación de una vivienda vacía en el número 5 de la calle Padre Pedro Ayala, a la que posteriormente ellos mismos tapiaron su entrada para evitar nuevos incidentes similares.

Los residentes observaron como en torno al mediodía del domingo varias personas intentaban acceder a este inmueble y rápidamente dieron aviso a la Policía Nacional, que se personó en la zona y, según aseguran los vecinos, los agentes identificaron a varias personas sin que oficialmente consten detenidos por estos hechos. También los vecinos manifiestan que en el último mes la situación se habría repetido en otra vivienda en la misma calle, en concreto en el número 40.

LOS RESIDENTES TEMEN QUE LA ZONA SEA "UN FOCO DE OCUPACIONES" Y DENUNCIAN "CINCO O SEIS" INTENTOS EN UN AÑO

Esta vivienda, que ya fue víctima de otro intento de ocupación ilegal hace aproximadamente dos años y que desde entonces tenía tapiados sus accesos, es el último episodio de otros muchos de idénticas característica, según denuncian los vecinos, que han sido abortado por ellos mismos en una zona del barrio de Nervión en la que la mayoría de sus viviendas son antiguas y se han quedado vacías y cerradas tras el fallecimiento de sus titulares y la falta de habitabilidad por parte de sus familiares. Una cuestión que mantiene en alerta a los residentes y por la que, aseguran, han tenido que actuar en el último año "en cinco o seis ocasiones". "Tememos que la zona se está convirtiendo en un foco de ocupaciones porque podemos demostrar que son varios los intentos que se producen cada mes", manifiestan.

El inmueble de la calle Mariano Benlliure donde permanecerían ocupadas seis viviendas.El inmueble de la calle Mariano Benlliure donde permanecerían ocupadas seis viviendas.
El inmueble de la calle Mariano Benlliure donde permanecerían ocupadas seis viviendas. / M. G.

Por contra, los vecinos explican que los okupas sí lograron entrar hace algunos meses en otro inmueble, en concreto el número 47 de la calle Mariano Benlliure, donde actualmente aseguran conviven varias familias en un total de seis viviendas "sin que por el momento hayan actuado desde la Policía o el Ayuntamiento".

"Aquí los policías siempre llegan tarde. Nunca han abortado una ocupación ellos, siempre lo hacen los vecinos, que son lo que a través de las asociaciones están en alerta y se movilizan para atajar este problema. El distrito tiene muchos escritos y reclamaciones sobre la mesa, pero no actúa. Ayer mismo (por el domingo) se les informó de la situación y su respuesta se quedó en un habrá que tener cuidado", denuncian.

UNA ORDEN JUDICIAL ACABA DE DESALOJAR UN INMUEBLE DE LA CALLE VALERIANO BÉCQUER OCUPADO EN 2018

No obstante, el problema viene de largo. Los vecinos ya denunciaron hace unos dos años los problemas de convivencia generados por un grupo de okupas que se instalaron de manera ilegal en dos casas de la calle Valeriano Bécquer, también en el distrito. Un inmueble que, según han trasladado los vecinos a este periódico, ha sido finalmente desalojado por orden judicial "hace ahora unos dos o tres meses". Estas casas fueron ocupadas cuando estaban vacías y con riesgos de derrumbe, a la espera de ser reformadas. Los residentes denunciaron entonces sentirse "desprotegidos" ante los continuos asaltos de viviendas" y alertaban de los "problemas de inseguridad e insalubridad" que las ocupaciones estaban generando en el barrio.

La calle Cristo de la Sed también ha sido víctima de esta situación en los últimos años. En este caso, los vecinos descubrieron una vivienda en la que se había forzado la cerradura e incluso se habían realizado enganches ilegales a la red eléctrica para dotar de suministro de luz a la casa. En este caso, el propietario soldó las dos hojas de la puerta para dejar cerrada la casa e impedir así que los okupas regresaran a instalarse en ella.

Los residentes en esta zona de la ciudad han presentado varios escritos al distrito Nervión informando del problema de los okupas "sin obtener ninguna respuesta" en incluso llegaron a movilizarse por el barrio el pasado verano reclamando unas soluciones que, según manifiestan, "siguen si llegar". El caso ha sido elevado, además a otras administraciones e instituciones, como el Ayuntamiento de Sevilla, la Delegación del Gobierno en Andalucía o el Defensor del Pueblo Andaluz e incluso llegaron a promover campañas de recogidas de firmas.

 
Informacion