promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

29

Sep

2011

EL GOBIERNO REITERA QUE MIRARA CON LUPA CADA EURO DE SOBRECOSTE PDF Imprimir E-mail

La auditoría de la Cámara de Cuentas que desvela que el coste real de la ampliación de Fibes ha sido de casi 113 millones de euros y que hubo un último sobrecoste de 4,4 millones en mayo corrobora, según afirmó ayer a este periódico el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, que «es una obra en la que en la que se ha despilfarrado el dinero y no estamos dispuestos a seguir haciéndolo». No obstante, Vílchez no entró a valorar el resultado del informe de la Cámara al detalle, sino que se limitó a reiterar que «vamos a estudiar cada euro que nos pidan porque no se va a pagar nada que no esté plenamente justificado».

Tampoco enjuició el nuevo responsable de Urbanismo del Ayuntamiento el dato aportado por el ente fiscalizador de que al Consistorio le faltan 33 millones para completar la financiación de las obras de ampliación. Vílchez insistió en que «no vamos a tirar ni un solo euro» y recordó que «la obra de Fibes se adjudicó por 66 millones de euros y el precio actual se ha disparado, entre otras cosas por una falta de gestión». Eso sí, con respecto al citado déficit de financiación detectado por la Cámara, el delegado fue contundente: «Este Gobierno no va a desembolsar dinero sin control». Sin embargo, el ente fiscalizador refleja que todos los sobrecostes fueron acordados por Emvisesa y que se le aprobó a la UTE constructora cada modificado, por lo que las empresas tienen claro que van a reclamar su dinero por la vía que sea necesaria.

 

En consecuencia, Vílchez aclara que «Fibes es una apuesta decidida de este Gobierno y se hará frente a los pagos cuando se detallen exhaustivamente y de hecho es lo que ya estamos haciendo».

No obstante, desde el PP se recuerda que ellos ya denunciaron desde la oposición que la encomienda de gestión de las obras a la empresa municipal de la vivienda, Emvisesa, era ilegal y que el hecho de que se hayan duplicado los costes previstos en el proyecto original es una de las causas de la mala gestión. «Fibes es una obra que ha nacido torcida, ha continuado con el rumbo perdido y ahora estamos intentando recuperar el ritmo de la obra», aseguró Vílchez.

Entretanto, la Intervención municipal agotó ayer el plazo oficial para presentar sus alegaciones a esta auditoría ante la Cámara de Cuentas. Según confiesa el propio interventor a este organismo, durante el ejercicio 2011 se incluirá en el Balance el resultado de las cuentas de 2001 para recuperar el histórico contable del Consorcio.

Deuda futura

 
Informacion