promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

12

Ene

2012

EL OTRO MUSEO DE BELLAS ARTES PDF Imprimir E-mail

El Museo de Bellas Artes de Sevilla encierra un patrimonio valiosísimo, con grandes maestros de la escuela sevillana de pintura, como Murillo, Zurbarán o Valdés Leal, entre otros. Pero lo que no conoce el público mayoritario es que hay más de 400 obras que pertenecen a la pinacoteca hispalense que están depositadas en muchas instituciones sevillanas, como la Diputación o la Universidad de Sevilla, amén de las pinturas y esculturas que están repartidas por la Catedral o iglesias, tanto de Sevilla como de la provincia de Huelva.

Respecto a las instituciones religiosas, la obra más valiosa de cuantas están depositadas es el «Cristo de la Clemencia» (1603-04), de Juan Martínez Montañés. Esta talla pertenece al Estado español, que se hizo su titular después de la desamortización de Mendizábal. Así, la escultura estuvo un tiempo en el monasterio de la Cartuja hasta que llegó a la Catedral, en donde está depositada desde el año 1850. Pese a que pertenece al Bellas Artes, nunca se ha expuesto allí. De hecho, cuando se produjo la desamortización (1836), aún no se había creado el Bellas Artes (1840), por lo que muchas obras fueron depositadas en iglesias, conventos y otras instituciones religiosas.

Otras obras pertenecientes al Bellas Artes que están depositadas en la Parroquia de la Magdalena, en el Convento de Madre de Dios, en la iglesia de San Roque, etc. Éstas se encuentran fundamentalmente en la capital, habiendo muy pocos ejemplos en la provincia.

Los depósitos de las obras que actualmente están en la provincia de Huelva se realizaron tras la Guerra Civil española. De este modo, en iglesias de Cartaya, Jabugo o Aracena hay cuadros pertenecientes al Bellas Artes (en cada una de estas iglesias hay seis o siete pinturas).

La mayoría de las obras depositadas son anónimas de los siglos XVII y XVIII. No están expuestas en el Museo de Bellas Artes o bien por falta de espacio o porque no son obras de primera calidad. En la provincia de Huelva hay también cuadros de artistas como Ruiz Soriano o Espinal. El Museo de Huelva, por ejemplo, tiene unas ochenta piezas depositadas que pertenecen al Bellas Artes de Sevilla. De ellas, setenta son pinturas y el resto, esculturas. Son obras que van del XVI al XX, destacando muestras de artistas como Arpa, Rafael Sener o Espinal.

Con motivo de la apertura del Museo de Huelva, hacia 1973, se decidió depositar obras que no se exponían en el Bellas Artes. La misma operación se hizo para el Museo de Artes y Costumbres Populares de Sevilla, ya que cuando fue creado en los años setenta, se depositó algo de pintura y varios cientos de obras de artes decorativas (cerámica, piezas de tejido, etc).

El retablo mayor de la parroquia de San Roque, en Sevilla capital, es otro de los grandes tesoros que tiene en depósito el Museo de Bellas Artes. Éste era originario del siglo XIX y se perdió con la Guerra Civil. La estructura del retablo se renovó en los años cuarenta del siglo pasado y fue diseñado para albergar las doce pinturas de un apostolado atribuido a Pablo Legot, de la primera mitad del siglo XVII. Son figuras de cuerpo entero que pertenecen a la colección del Bellas Artes atribuidas a un artista que colaboró con Alonso Cano.

En esa época se depositaron obras en San Bernardo, Omnium Sanctorum, San Román, San Gil, etc. Fueron iglesias que sufrieron daños por la guerra. Algunos de esos depósitos se levantaron posteriormente, pero en San Roque y en San Bernardo continúa habiendo obras del Bellas Artes.

Según comenta el jefe del departamento de Conservación del Museo de Bellas Artes, Ignacio Hermoso, «con motivo de la Guerra Civil se hizo un depósito más organizado. Hacían falta obras en Sevilla y la provincia de Huelva y se depositaron en diez o doce sitios diferentes. Anteriormente, otras iglesias pidieron obras, como la parroquia de San Pedro, que lo solicitó en el siglo XIX, y que aún conserva dos obras del Bellas Artes, o la de la Magdalena, que solicitó obras al Museo en 1860. El Cristo de la Clemencia fue una petición de la Catedral que autorizó la reina para que se dejara en depósito como culto. En otros casos, los depósitos son más recientes, como el de la hermandad de Los Negritos —que se hizo en los años setenta del siglo pasado—, o la del Museo, cuyos cuadros proceden en su mayoría del Bellas Artes».

En algunas ocasiones se ha llegado a un acuerdo con el depositario, que es el que se ha encargado de la restauración de los cuadros. Así, la hermandad del Museo ha restaurado una pintura que poseen de una copia de un murillo que estaba muy deteriorada y que han financiado ellos.

El propio Bellas Artes tiene cuadros en depósito de otras instituciones, como varias obras pertenecientes al Museo del Prado (cuadros de Valeriano Bécquer y García Ramos) o dos pinturas de Zuloaga cuya titularidad son del Centro de Arte Reina Sofía.

En cuanto a instituciones civiles, el Ateneo tiene una obra del Museo. El depósito más reciente que se ha firmado —hace unos tres o cuatro años— fue un acuerdo con el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra para exponer el cuadro «Vista del castillo de Alcalá» en el museo de dicha localidad. Recientemente se ha renovado dicho acuerdo

Por su parte, la Universidad de Sevilla posee como obra principal en depósito el «Retablo de la Iglesia del Socorro», que adquirió el Ministerio de Cultura para el Bellas Artes en los años setenta, y que está en la Iglesia de la Anunciación por falta de espacio del museo. También poseen algunos retratos del XIX y una escultura de un crucificado. La Diputación posee igualmente obras del Bellas Artes y su depósito —que tiene unas características muy especiales— está pendiente de revisar. Hay también obras en la Delegación del Gobierno o en Capitanía.

 
Informacion