promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

09

Mar

2021

Las obras de restauración de la iglesia de Santiago comenzarán a principios de marzo PDF Imprimir E-mail

Diario de Sevilla / 22/2/2021

Juan Parejo

Las obras de restauración en la iglesia de Santiago, sede canónica de la Hermandad de la Redención, comenzarán a principios de marzo. La Gerencia Municipal de Urbanismo ha concedido la licencia de obras para estos trabajos que se centrarán, principalmente, en las cubiertas, que presentan graves problemas de filtraciones. La rehabilitación también afectará a un pequeño tramo de la plaza, en la que se igualarán las cotas para facilitar la salida de los pasos de la cofradía el Lunes Santo. Las imágenes del Señor de la Redención y la Virgen del Rocío reciben culto desde el pasado mes de septiembre en la parroquia de San Ildefonso, donde permanecerán, al menos, ocho meses más, que es el tiempo estimado de las obras.

La comisión ejecutiva de Urbanismo de la pasada semana concedía a la Archidiócesis de Sevilla la licencia para acometer las obras de conservación y mantenimiento de la iglesia de Santiago el Mayor, en la Plaza de Jesús de la Redención. El motivo principal de la intervención es la precaria situación de las cubiertas. El estado general del templo no es malo, a excepción de los defectos de impermeabilización de sus cubiertas, destacando el deterioro del tablero que soporta las tejas y los ataques de xilófagos y hongos. Las filtraciones de agua se producen por casi todo el edificio. El muro del coro sobre el ábside antiguo en la fachada hacia la calle Santiago está fisurado desde la cornisa hasta el balcón del coro.

 

La corporación llevaba tiempo trabajando en la restauración de su sede canónica. Para ello, en los años 2015, 2016 y 2018, se realizaron inspecciones visuales, levantamientos de planos, croquis y fotografías. La empresa Labrvm se encargó de realizar un diagnóstico y asesoramiento especializado, como el proyecto básico firmado por el arquitecto Miguel Martínez de Castilla.

 

El proyecto de mantenimiento y conservación autorizado está dirigido a resolver las deficiencias que han ido produciéndose en las cubiertas, debilitando su impermeabilización, que sin ser muy grave sí es muy radical y es la causa principal del deterioro generalizado de los elementos constructivos. De no atajarse pronto podría peligrar la resistencia de los elementos estructurales de las cubiertas.

Las actuaciones previstas son: la reparación de las filtraciones de las cubiertas, desmontando para ello el tejado y reponiéndolo; la sustitución completa de los tableros de los faldones de cubierta; la reparación puntual de los alfarjes que cubren las naves laterales; la aplicación de un tratamiento contra xilófagos; la sustitución de la armadura completa del faldón de la cubierta en la nave de las capillas y la sacristía.; una nueva instalación de electricidad en las cámaras de cubiertas de las capillas; la introducción de un zuncho exterior metálico en la cubierta del ábside antiguo; la reparación de las cornisas y el pintado completo del exterior de la iglesia.

 

Además, la actuación también afectará a parte de a plaza, concretamente a unos 80 metros cuadrados. Se procederá a corregir la barrera arquitectónica en la puerta principal. Para ello, se va a reducir la diferencia de cotas entre el interior y el exterior del templo. El objetivo es facilitar la salida de los pasos el Lunes Santo, teniendo que hacerlo actualmente a través de una rampa y con una maniobra un tanto compleja.

El presupuesto de ejecución material de las obras asciende a 268.723 euros.

El templo fue cedido a la hermandad en 1970
La iglesia de Santiago es propiedad de la Archidiócesis de Sevilla. El 15 de mayo de 1970, el cardenal Bueno Monreal firmó mediante un decreto la cesión perpetua del uso a la Hermandad de la Redención. Este documento carecía actualmente de validez porque se entiende que es una donación encubierta. Por ello, el Arzobispado y la corporación han firmado un comodato, que es un contrato en el que una de las partes entrega a otra gratuitamente algún bien, en este caso el templo, para que disponga su uso por cierto tiempo, en este caso 50 años, y se la devuelva a su término.

 
Informacion